Escuela

Como atender accidentes de niños en casa

Los primeros auxilios  son las medidas de urgencia que se usan cuando una persona tiene un accidente o enfermedad repentina, estos se aplican hasta que esta persona pueda recibir atención médica directa adecuada. En caso de accidentes o de una situación de emergencia, los padres deben estar preparados para actuar y resolver el problema del niño.

Traumatismos, intoxicación, heridas, rozaduras, golpes, caídas, quemaduras, rasguños, cortes, fracturas, fiebre, asfixia, atragantamiento y mordeduras de animales son algunos de los muchos accidentes que ocurren con los niños. Serán cortes o moratones sin importancia, e incluso casos más urgentes.

Como atender estos casos

Para atender accidentes en caso de niños es muy importante mantener la calma e intentar solucionar el problema rápido y de la mejor forma posible. Si los padres mantienen la calma el niño se sentirá más seguro y tranquilo:

Luego de un golpe o caída

Si después de la caída al niño le queda una herida o golpe, se debe hacer presión leve en ese lugar durante 5 minutos. Se debe usar un material que esté limpio pero que no se pegue con la sangre como servilletas o toallas de papel. Si el niño presenta un hematoma pero está tranquilo es suficiente con ponerle toques de hielo en la zona afectada durante 5 minutos.

Elementos enterrados

Con frecuencia, los niños pueden hacerse heridas al comerse una paleta o jugando con un lápiz, si por alguna razón el niño se cae y se entierra algún objeto hay que retirarlo inmediatamente de la zona en la que está enterrado, aún si la persona a cargo se sorprende con la sangre es importante retirar. Luego poner hielo en la herida y llevar al niño al hospital.

Intoxicación

Lo ideal es no dejar al alcance del pequeño medicamentos, cosas de aseo, ni elementos de cocina. Si el niño accidentalmente bebe alguna de estas sustancias tóxicas, lo ideal es inducirle el vómito con el dedo y si esto no da resultado llevarlo al servicio médico para que le practiquen posiblemente un lavado gástrico.

Si el niño ingirió gasolina o algún corrosivo, no le produzcas el vómito ya que al devolverse la sustancia puede hacer daño. Lo recomendable es llevarlo al servicio de urgencias lo más rápido posible.

Aunque estos son solo algunos casos de la gran cantidad que se podrían presentar, es importante conocerlos pues muchos padres no saben cómo actuar en estos casos. Recuerda que lo más importante es mantener la calma y tranquilizar también al niño.

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario