Escuela

Importancia de hablarle con afecto a tus hijos

Al hablarle con un tono de voz moderado a tu hijo pero con firmeza, puedes lograr que tu hijo pueda realizar lo que deseas, es mucho más fácil para el captar lo que tratas de decirle y sentirá que lo haces con afecto y no así no realizará las actividades por miedo.

Este tipo de lenguaje es ideal que se comience a dar desde los primeros meses del embarazo. Por más increíble que parezca, el feto aunque no entienda el significado de las palabras, irá asociando el tono de voz a un sentimiento de afecto o amor por parte de los padres, guiado por el líquido amniótico que se considera como un magnífico conductor del sonido.

Cuando llegamos al mundo venimos ya con una conexión con la voz de nuestros padres y aun más con el de nuestra madre, esto debido a que son sonidos que a lo largo de los 9 meses de gestación lo han acompañado. En este tiempo el bebé ya diferencia el lenguaje afectivo. De igual forma es muy importante la estabilidad emocional de la madre.

El mismo caso se da en niños con edades comprendidas entre los dos y los cinco años, podemos darles todas las cosas materiales que podría pedirnos, pero si no le damos afecto y le enseñamos a confiar en si mismo no crecerá de manera adecuada, esto creará vacíos en su vida, que llegada la edad adulta los llenará de otra manera.

Háblame sin dañarme

Todos sabemos que las palabras no producen una muerte, pero si tienen el poder de herir por el peso que éstas pueden tener cuando las expresas de manera errónea, sin embargo todos en algún momento descuidamos esto y sin querer decimos palabras que afectan a nuestros pequeños de manera negativa y en algunos casos dejar una marca sentimental, por esta razón no podemos descuidarlo.

Según un estudio realizado en Atlanta, demuestra que si se usa un lenguaje amoroso, con una sonrisa y un lenguaje positivo ayuda a que el alumno tome conductas más comprometedoras e incluso les ayuda a tener una visión positiva de sí mismos y ayudarse a superarse.

Algo muy difícil en esto, es que los padres entiendan que el hablarle “bonito a su hijo” toma su tiempo, necesitan un momento para enfocarse en la situación que está viviendo el niño, y no solamente decirle que la actividad que realiza está muy bien cuando no ha tomado el tiempo necesario para prestar atención a lo que su hijo le dice porque tiene el tiempo justo.

El lenguaje que tengas con tu hijo lo ayudará a ser más seguro y feliz, por eso no dudes en tomarte un tiempo para prestarle atención y dedicarle el afecto que nunca estará de más para él.

Tags

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario