Niños

Asperger y autismo; diferencias

Dos síndromes que guardan mucha relación, el Asperger y el Autismo, primero que todo, debemos tener en cuenta que no son lo mismo aunque el asperger se encuentre dentro del rango del autismo, es decir, forma parte del espectro del autismo. Existen muchas diferencias entre estos dos síndromes y aquí y ahora sabrás cuáles son esas diferencias.

Primero que todo debemos aclarar que un niño con asperger cuenta con mayor probabilidad de desarrollar una vida normal y crecer de manera común como cualquier otra persona sana, todo lo contrario a los niños con autismo, que pueden sufrir algunos cambios que le podrían dificultar su vida adulta más adelante.

Aunque guardan muchas similitudes, estos dos síndromes se diferencian por ciertas características que muchas personas quizá confunden o no tienen conocimientos. Lo primero que se puede observar es que en el autismo se puede apreciar ciertos cambios en el crecimiento del nene, en los tres primeros años se pueden notar ciertas cosas que no parecerán normales y cuando se acuda a un especialista, este hará el diagnostico certero. Sin embargo, en el asperger es todo lo contrario, pueden pasar muchos años para que los padres se den cuenta de los síntomas que caracterizan a esta enfermedad, por lo que el niño puede llegar a una vida relativamente adulta y no tener ningún problema, de hecho, desarrollan una inteligencia muy por encima de la promedio, por lo que suelen ser niños que destacan en la escuela y sus tareas.

AUTISMO

  • Coeficiente intelectual por debajo de lo normal
  • El diagnóstico se realiza generalmente antes de los tres años de edad del niño.
  • El lenguaje tiene un retraso en desarrollarse
  • Gramática y vocabulario limitados
  • Un tercio de los niños diagnosticados con autismo sufren convulsiones
  • Poseen un desarrollo físico muy normal y sin problemas
  • Los padres se quejan en el retraso del lenguaje, es la mayor preocupación de estos.

ASPERGER

  • Coeficiente intelectual normalmente por encima de lo promedio
  • El diagnóstico puede durar en algunos casos, hasta después de los tres años de edad
  • El lenguaje tiene una aparición normal y bien desarrollado
  • La gramática y el vocabulario por encima de lo promedio
  • Interés general por socializar y tener muchos amigos
  • Las quejas de los padres generalmente son por los problemas sociales

Los niños que nacen con estos síndromes son niños especiales y muy diferentes al resto de los niños, por eso los padres deben tratarlos con mucho cariño y amor y amarlos como venga al mundo sin ningún prejuicio.

Sobre el autor

Ana Lesmes

Orgullosa madre de 3 hermosos hijos traviesos pero respetuosos. Me encanta compartir historias, consejos y experiencias acerca de la etapa mas maravillosa de mi vida, ser madre.

Comentar

Enviar un comentario