Bebés Escuela

Cuidar al bebé es parte del trabajo del padre, no una colaboración

Aunque los cuidados de la madre son fundamentales para la formación integra de los bebés, la presencia del padre y el cumplimiento de su rol en la crianza del niño también es fundamental para el desarrollo del mismo.

Un niño que sufra de la ausencia del padre, en algún momento de su vida reflejará esta carencia de alguna u otra forma. Es por ello que, cuando el padre intente involucrarse en la crianza del niño, lo ideal es que se fomente tal iniciativa por parte de la madre, y no relegarlo a un segundo plano.

En muchos hogares, el hecho de que el padre no colabore en los cuidados del niño, es consecuencia de un modelo machista compartido tanto por el padre como por la madre. Nada más errado, ya que el padre también debe ser quien le transmita amor a su hijo, cuidados y valores.

El cambio del padre al tener al bebé

Está más que demostrado que el cerebro de las madres cambia durante la crianza del bebé. Sin embargo, aunque muchas personas consideren que los padres, en la mayoría de los casos, cumplen una función de espectador, lo cierto es que el cerebro y la conducta de éste también sufren cambios ante la idea de criar a un niño.

De hecho, gracias a un estudio realizado en el Centro de Ciencias del Cerebro Gonda de la Universidad de Barllan, llegaron a la conclusión de que el padre que crea un vínculo con su bebé y que invierte su tiempo en los cuidados del mismo, sufre los mismos cambios neuronales que sufren las mujeres al asumir la maternidad.

La paternidad responsable

Hay padres que no tienen idea de cuánto daño les hacen a sus hijos al no estar presentes durante su crecimiento. Un padre ausente no solo es el que se va del hogar, sino también aquel que, aunque esté, no se involucra en la dinámica familiar.

Aunque el niño no lo demuestre al principio, con el paso del tiempo le dejará saber de alguna u otra forma al padre, o incluso a la madre, que su ausencia le ha hecho daño.

El principal problema de muchos hogares e incluso de algunas sociedades, es la concepción machista del rol del padre en el hogar. Es importante reconocer que una paternidad responsable no distingue entre sexos y que tanto madre como padre hacen falta.

Disfruta al máximo cada etapa, y dale el amor, afecto, cariño y cuido que tu hijo necesita, así lograrás establecer un lazo inquebrantable con tu pequeño y demostrarle en cada segundo cuán importante es para ti. El rol que cumplas en su vida, será probablemente el que él asuma en su etapa adulta con sus hijos, y así sabrás que lo hiciste bien y valió la pena.

Tags

Sobre el autor

Ana Lesmes

Orgullosa madre de 3 hermosos hijos traviesos pero respetuosos. Me encanta compartir historias, consejos y experiencias acerca de la etapa mas maravillosa de mi vida, ser madre.

Comentar

Enviar un comentario