Embarazo

Durante el embarazo tu bebé siente lo mismo que tú

Cuando estás embarazada, tú eres el contacto directo del bebé con el mundo exterior. Él vive a través de ti, su primer acercamiento a ese nuevo espacio, donde se desenvolverá después de nacer. Por eso, su experiencia antes del parto estará ligada, no sólo a tu voz o a la música que elijas para su estimulación, sino a todas tus experiencias, vivencias y sentimientos.

Recientemente, la Universidad de California – Irvine, realizó un estudio, donde se evidenció el nexo directo entre el estado mental de la madre y su influencia en el desarrollo del bebé antes y después de su nacimiento. El bebé en ese momento está ligado a ti y vive todos tus estados emocionales con la misma intensidad que tú. Si lloras de tristeza, tu bebé sentirá la misma tristeza y angustia como si fuesen suyas.

La placenta: el gran receptor de tus estados emocionales.

Durante el embarazo, las diferentes hormonas producidas por los cambios emocionales se filtran a través de la placenta, generándole al bebé emociones idénticas a las vividas por la madre.

Si la madre está deprimida o triste, el bebé lo siente y esto influye directamente en su desarrollo durante buena parte de su vida. Curt Sandman, una de las investigadoras señala que tener una madre deprimida puede conducir, a largo plazo, a problemas neurológicos y trastornos psiquiátricos.

Tus cambios emocionales influyen en su desarrollo emocional.

El saber que tu estado mental influirá directamente en el desarrollo del bebé antes y después del parto debe tomarse a consideración, sobre todo si estás en un momento de angustia o de depresión. Por ello, se recomienda tratar la depresión prenatal para intentar generar en la madre un estado emocional equilibrado durante el período de gestación.

El estudio también señala que, lo que más afecta el desarrollo del niño es la fluctuación persistente del estado emocional materno. Los cortos lapsos de felicidad que cambian a estrés o tristeza llegan al bebé, quien experimenta este desbalance sufrido de igual manera que la madre. También, psicólogos prenatales, señalan que los pensamientos influyen en el bebé tanto como los sentimiento y van ligados a la forma como él bebe se moldea.

Lo recomendado durante este hermoso periodo es crear lazos estrechos con él bebe, procurando mantenerte tranquila y alejada del estrés y de sentimientos negativos. El yoga, el pilates, la relajación y la meditación pueden ayudarte a canalizar tus pensamientos y sentimientos para equilibrar tu estado emocional y ofrecerle así un mejor desarrollo a tu bebé en su futuro.

Tags

Sobre el autor

Ana Lesmes

Orgullosa madre de 3 hermosos hijos traviesos pero respetuosos. Me encanta compartir historias, consejos y experiencias acerca de la etapa mas maravillosa de mi vida, ser madre.

Comentar

Enviar un comentario