Bebés Escuela

¿Qué aspecto tendrá mi bebé al nacer?

¿Cómo será mi bebé? ¿Cómo lucirá? Son preguntas frecuentes que se hacen los padres durante la gestación. En realidad, el aspecto del bebé tiende a cambiar mucho, desde el momento del nacimiento y sus primeros meses. La primera impresión, generalmente, no suele ser la mejor.

¿Es normal que nazcan arrugaditos, con la cabeza en forma extraña y un poco hinchado? Sí, es normal, tomando en consideración el trabajo que tuvieron que pasar durante el parto. En este artículo, te contamos todo lo que debes saber sobre el aspecto que tienen los bebés al nacer:

La cabeza

El tamaño de la cabeza del bebé suele ser un aspecto inquietante. Por lo general, suele ser más grande que el cuerpo, con una forma cónica o un poco deformada, si el parto fue natural. En estos casos, la cabecita se comprime un poco y durante algunas horas, para lograr pasar por el canal de parto.

En cambio, si el bebé nace por cesárea, la cabecita tiene un mejor aspecto. Algunos neonatos suelen tener una costra láctea en el cráneo, como unas escamas blancas, las cuales se desprenderán con el baño y un suave cepillado del bebé.

La panza

Regularmente, durante la primera semana de nacido, los bebés tienden a perder peso. Es normal, pero deberán comenzar a recuperarlo a partir de la segunda semana.

Entre el día 10 y hasta el 21 día luego de haber nacido, el bebé desprenderá su cordón umbilical y lucirá su ombligo.

Ojos y cabellos

El color definitivo de los ojos del bebé lo descubrirás entre los 6-9 meses. Por lo general nacen con ojos grises o café, pero tienden a cambiar en las primeras semanas.

El color del cabello también tiende a cambiar durante los primeros meses y no es de extrañar que los bebés con cabellos rubios, finalmente terminan siendo oscuros.

Sin preocupación

Las madres no deben preocuparse por las partes blandas del cráneo de sus bebés, también llamadas fontanelas, ya que éstas tardarán algunos meses en cerrarse.

El tamaño de las piernas y brazos del bebé, generalmente cortas, suelen ser otro de los aspectos que tienden a inquietar a las madres. Es normal, éstas comenzarán a estirarse una o dos semanas después del nacimiento.

El aspecto de tu bebé cambiará radicalmente durante el primer año de vida. La primera impresión, luego del nacimiento, pasará y poco a poco comenzarás a descubrir el aspecto verdadero y definitivo que tendrá tu pequeño, e incluso podrás confirmar si se parece más al padre o la madre. Disfruta de esta maravillosa etapa y ofrécele la mayor cantidad de amor, afecto y cuido a tu bebé.

Tags

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario