Escuela Niños

Berrinches: primer paso de la inteligencia emocional

Los berrinches son aquellas explosiones de rabia y llanto que nos hacen los pequeños en algún momento, muchas veces tratamos de calmarlos pero parece una tarea imposible de realizar. El futuro emocional de tu pequeño dependerá del modo en que tú ataques esta situación y la resuelvas.

Es diversas ocasiones es sorprendente el carácter que estos pequeños suelen demostrar, y generalmente pensamos a quien se parece cuando hace algunas de estas cosas, es llamativo el ver como se diferencian estos pequeños incluso de sus hermanos.

Los berrinches dependen de varias factores como el entorno donde se desenvuelve el niño y la atención que le dan los adultos, pero debemos también tomar en cuenta que cada niño es único y tiene un patrón de conducta diferente a los demás inclusive, en su estilo de descanso y alimentación, esto lo notamos desde la temprana edad de un mes de nacido.

¿Por qué el niño se comporta de esta manera?

Buscar la razón de estas explosiones, no ayuda mucho que digamos, es necesario que se analice la situación, abordarla y canalizarla. Seguramente no creerás esto, pero todos estamos capacitados para atender esta situación.

A partir del año veremos que nuestro pequeño comenzará con estos episodios y se volverán mucho más intensos hasta los 4 años, que es el momento cuando su cerebro comenzará a madurar para exigir su espacio y necesidades. Muchas veces al no conseguirlas es cuando comienzan a hacer sus berrinches, ya que se sienten frustrados, por lo que debemos actuar y tomar las acciones respectivas.

Debemos saber atender estas explosiones en este periodo, que comprende desde el primer año hasta los 4 años, de lo contrario, será mucho más difícil corregirlas en edades más avanzadas.

Jamás ignores los berrinches

Los berrinches debemos atenderlos y no dejarlos pasar, ya que de lo contrario nuestro pequeño se sentirá mucho más frustrado y esto complicaría todo, tampoco debemos responder a estos actos con gritos ya que eso afecta a ambas partes.

También debemos entender que hasta los 3 años de edad nuestros niños no están consientes de lo que sucede, solo piensan que lo que ocurre no tiene solución alguna, estas explosiones son una mala manera de decirte que algo está mal y que debes atender.

Debes explicarle a tu pequeño que no siempre se tiene lo que se quiere, hay momentos en los cuales por alguna u otra razón no puedes darle lo que él desea y debes hacerle saber de forma tranquila y natural, que la mejor respuesta no es un berrinche, poco a poco el irá entendiendo, pero es un trabajo que puede llevarse tiempo y para el cual debes tener paciencia.

Todos sabemos que cada niño es diferente y quizá alguno será mucho más exigente que el otro, pero la manera más sencilla de sobrellevar la situación es con amor, ya que la educación emocional de tu hijo comienza desde el mismo momento en que nace.

De acuerdo a investigaciones, se ha determinado que del 1er año de vida a los 4 años, se comienza asentar la inteligencia emocional de nuestros pequeños, por ello te sugerimos algunas estrategias, para poder canalizarlas:

  • Los niños deben comprender sus límites, es decir, que es permisible y que no, por ello cuanto antes los entiendan, podrán tener mayor seguridad en su desarrollo.
  • No temas decir un NO, ya que eso podrá evitarte grandes problemas a futuro.
  • Se coherente con las normas y reglas y no seas permisivo.
  • Haz dibujos que representen las emociones y enseña a tu pequeño a diferenciarlas, a fin que pueda distinguirlas y le sirva para diferenciar sus sentimientos y así poder expresarse y comunicarse de forma correcta.

Ciertamente cada niño es único y en ocasiones pueden llegar a ser muy demandantes, sin embargo recuerda que la paciencia, comprensión, amor y respeto será claves para poder educar, cuidar y criar un niño saludable y con una inteligencia emocional adecuada.

Sobre el autor

Ana Lesmes

Orgullosa madre de 3 hermosos hijos traviesos pero respetuosos. Me encanta compartir historias, consejos y experiencias acerca de la etapa mas maravillosa de mi vida, ser madre.

Comentar

Enviar un comentario