Escuela

Los bebes crecen felices si les das besos y abrazos

La mayoría de las madres desde el momento que se despiertan no hacen más que darle besos a su hijo, es difícil decidir si besarle los cachetes, los muslos, la barriguita o las manitas. Desde el beso para despertarse, besos por todo lo que no se imaginan, lo importante es demostrarles amor para que crezcan felices.

Esa cercanía es de gran ayuda para el desarrollo con el bebé, pues crecerá con mucha confianza y amor, seguro de sí mismo, esa cercanía es lo que hace que ellos estén contigo en todos momentos y que su amor sea incondicional para contigo.

Hay familias en los que la cercanía física no es la norma, esas familias en las que ni los padres demuestran el amor que sienten por sus pequeños para no parecer personas débiles antes estas criaturas, cosa que para muchos es una locura.

Cuando nos encontramos con personas rebeldes, groseras y hostiles lo primero que pensamos es tienen una gran carencia de amor, le hicieron falta abrazos y caricias cuando aún era pequeño.

Lenguaje del amor

El amor es un sentimiento que te permite demostrarse con palabras, pero con un abrazo es una conexión más fuerte lo que demuestras. El caminar tomado de la mano de esa persona a la que amas, un beso, es como si cada parte de tu cuerpo encendiera con uno de estos gestos cuando las palabras ya no son suficientes.

Es como si el amor lo hiciera por inercia y pudiese congelar ese instante de manera mágica con alegría y amor.

Los abrazos y los besos para la bebe tienen la misma importancia que el agua para las plantas, una fuerza única, una necesidad que debe ser atendida para que el día de mañana muestre sus frutos y pueda seguir surgiendo conforme van pasando los años.

Es muy importante que tus hijos entiendan que a sus padres se les puede dar los besos que quieran, que sean necesarios y hasta más, pero a las personas ajenas a la casa no deben darles besos, nunca se sabe quién es el extraño al que se está acercando y deban tener mucho cuidado con esto y siempre explicárselos.

Abrazar y mimar a nuestros hijos es fundamental para su desarrollo desde que nacen así como para sus padres, de ese modo expresan libremente sus sentimientos sin necesidad de reprimir su instinto maternal, y ellos aprenden a dar su amor de forma incondicional a sus padres.

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario