Bebés

Dormir siestas en los brazos de mamá no tiene precio

Para los niños no hay lugar más seguro para dormir que los brazos de mamá o papá, así que es normal que prefiera mil veces tus brazos que la cuna. Hay estudios que demuestran que las siestas ayudan la maduración del niño, y ese descanso a media mañana o media tarde mejora la salud física de la madre.

Los niños nacen con un sistema de alerta súper desarrollado, esto es lo que conocemos como llanto, este es el medio de comunicación con sus padres, con ello hace saber que tiene miedo, frío o hambre, esto va bajando de intensidad conforme se va sintiendo más seguro, es por esta razón que busca estar en brazos de la madre o del padre para sentirse un poco más seguro.

Pero también está comprobado que las siestas piel con piel, las cuales son aquellas que realiza el pequeño al lado de su madre son más beneficiosas, sobretodo en esos niños que son mas demandantes que otros, esos bebés que sienten estrés cuando están alejados de sus padres o simplemente tienen hambre son los principales beneficiados usando este sistema de piel con piel 2 horas por día.

Estas siestas afectan a la hora de dormir en su cuna de noche, ¿Por qué?

Aunque esto varia con cada niño, se cree que quitar el estrés realizando esta siesta a media mañana acompañado de la madre los hace poco a poco más seguro y tranquilos y el dormir toma relación con algo placentero y no un estrés por la separación de su madre, así que ya sabes, inténtalo.

Seguridad de los brazos de mamá

Todos los recién nacidos vienen con una carta bajo la manga, en este caso es el olfato, es un súper poder que todo bebé desarrolla, para ellos no hay nada que cause mas placer que el olor de su madre, esto le complace y relaja.

Estar tan solo una hora o dos junto a él, hace que tu bebé pueda dormirse de una forma relajada y profunda, el sabe que está seguro, su madre no dejará que nada malo le pase, adicional a esto sabe que está a tan solo un paso de su alimento y de las caricias de la madre lo que le da seguridad y se siente amado.

Estos momentos mágicos de intimidad hasta los seis meses de vida es fundamental para el desarrollo del pequeño, pero aun cuando tu hijo tenga 2 o 3 años de vida también le ayudará si lo haces unas 2 veces por semana, para ellos es algo positivo, así que no dudes en dejar dormir a tu bebé en tus brazos durante sus siestas, ya que es muy beneficioso.

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario