Escuela Niños

Niño de dos años casi cae en coma por culpa de una almendra

La trágica historia de David, el niño de dos años que está casi en coma por culpa de una almendra, es un buen ejemplo de lo delicado que es cuidar y alimentar a los niños en su primera etapa de desarrollo.

Todo empezó hace cinco meses cuando la familia estaba de celebración en casa. David tenía un año y medio, por falta de vigilancia, nadie se dio cuanta cuando el niño tomo una almendra. Se la comió y se fue al sofá a ver los dibujos animados. Nadie esperaba las consecuencias de este simple acto.

Los frutos secos enteros son un riesgo de asfixia para los niños pequeños, así que evite su consumo hasta los cuatro años. Además, pueden producir secuelas como las siguientes: urticaria, vómitos, hinchazón de los labios y la cara, ojos que pican

Si encuentra estos y sospecha alergias, llame a su pediatra. Por lo general, desaparecen a las pocas horas con un poco de ayuda de un antihistamínico. Las reacciones severas pueden desencadenar los síntomas anteriores más las siguientes: dificultad para respirar, picazón en la boca y la garganta, tez azulada y pulso bajo

El pulmón estaba lleno de pus

Pero el caso de David es diferente, y más complicado. Su condición empeoró y el cuadro se diagnosticó como de principio de neumonía. En el trascurso de tres meses la fiebre seguía yendo y viniendo a pesar de los antibióticos. Ante la desesperación, sus padres recordaron que la tos comenzó después de verlo tomar algo de la mesa, comerlo e irse al sofá.

Al comentarlo con los médicos, decidieron llevarlo a quirófano y hacerle una broncoscopia. Fue entonces cuando encontraron lo que lo causaba todo: un trozo de almendra que había producido una infección irrecuperable porque se había podrido dentro de su pulmón.

Al mover la almendra la pus se diseminó, el pulmón se perforó y el niño sufrió una parada cardíaca. Necesitaron 28 minutos para reanimarle y esto le provocó serios problemas neurológicos. Tiene el cuerpo rígido y es incapaz de moverse. No habla.

¿Cuándo puede un niño comer frutos secos?

Las almendras son extremadamente tóxicas. Por lo general necesitan ser tratados para eliminar el veneno. Las semillas están llenas de cianuro, y en muchos países es ilegal vender sin haber sido procesado con el fin de deshacerse del veneno dentro de la semilla.

Se recomienda realizar pruebas para saber si su hijo es alérgico a algún alimento en específico. Además, este tipo de alimentos es preferible consumirlos luego de los ocho o diez años de edad. Antes, no es aconsejable pues el metabolismo del pequeño puede no estar acostumbrado. Por ello, hay que vigilar la comida de los pequeñines. Ellos son la luz del hogar y una tragedia como la de David es algo que no debe suceder.

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario