Niños

Cómo enseñar a tu hijo a debatir con claridad y respeto

A los niños se debe educar para que aprendan a aceptar y comprender las opiniones de otros, que son diferentes a las suyas, a respetar cuando otra persona está hablando y a escuchar con atención en el momento en que se dirigen a él, en pocas palabras a debatir con respeto y tolerancia.

Para enseñarle a hacerlo, puedes seguir los pasos que a continuación te compartimos:

1) Conocimiento

Sin importar cuál sea el tema del que se va a hablar, es importante que tu hijo tenga conocimiento previo, que lea y se informe acerca de este, ya que ilustrarse permitirá que esté en la capacidad de opinar, tener una postura y comprender las ideas de otros.

2) Captar la atención del público

Para esto se debe tener un tono de voz adecuado, que no sea ni muy bajo, ni muy alto, tener fluidez a la hora de hablar, dar ejemplos relacionados a su contexto, y que sean claros y comprensibles para todos.

Por otro lado, es importante cuidar la comunicación corporal, por ejemplo, sentarse derecho, mirar a los ojos de las personas a las que se dirige, mantener una actitud positiva y entusiasta y ser natural.

Explotar su espontaneidad, sin embargo, tener control de sus gestos y movimientos.

3) Esperar su turno para hablar

Es importante que aprenda a respetar el turno de los demás, a escuchar con atención, y esperar cuando sea el momento adecuado para expresarse.

4) Ser breve e ir al grano

Es de gran importancia que tu hijo aprenda a realizar mapas y esquemas mentales, de las ideas que le gustaría exponer con el fin de que su exposición sea clara y breve, enunciando los puntos más relevantes de la temática.

5) Controlar las emociones

No alterarse al debatir con una persona que piensa totalmente diferente, es una de las ideas principales de esta actividad.

Así que es de vital importancia que los niños aprendan a no tomarse nada personal, y a tratar con respeto a todos sus compañeros, incluso a aquellos con los que difieren sus ideales.

Para promover estos comportamientos a la hora de debatir, puedes exponer en casa un tema, y hacer a tu familia participe del debate, en este, uno debe tomar el rol de moderador, y los demás dividirse en dos equipos, quienes están a favor y quienes están en contra. Finalmente demostrarás a tu hijo que no se trata de una competencia, si no de un espacio para compartir y escuchar las diferencias de los demás.

Sobre el autor

Jeniffer Espinosa

Comentar

Enviar un comentario