Hogar

¿Cómo tratar la identidad de género en el hogar?

Desde el hijo de Megan Fox que se pone vestidos y otras prendas femeninas, hasta la hija de Angelina Jolie y Bratt Pitt que tiene un look “muy masculino”, la identidad de género es un tema que debe saberse tratar desde la edad más temprana de los hijos.
Por eso, hoy queremos contarte un poco más al respecto, para que en caso de experimentar alguna situación con tu hijo o hija, sepas canalizar todo tu amor y tu sabiduría de la mejor manera posible, siempre con la intención de educar y demostrar lo mucho que te importan.

Desde el momento en que sabemos que seremos padres, comienzan las decisiones de color, si es niño, azul, si es niña, rosado y quizá el problema real no sean los colores, pues cada padre tiene unos valores y juicios determinados sobre los cuales construir un hogar, pero no sabremos cuáles serán las preferencias de nuestros hijos, si preferirán el amarillo, el verde o el naranja, antes que los colores tradicionales o si ese será solo el inicio de su camino hacia la identidad.
¿Qué hacer si tu hijo decide jugar con tu maquillaje o usar prendas que están “hechas” para mujeres? ¿Qué hacer si tu hija tiene una preferencia por los carros de juguete u otros objetos que están “hechos” para niños? ¿Qué tan dispuestos estamos a convertir nuestro amor por ellos en tolerancia y respeto por lo que decidan ser?

La identidad de género corresponde a la concepción que cada individuo tiene sobre su género, que podría estar relacionado o no con sus características sexuales y por más increíble que parezca, los niños pueden comenzar a identificar su género desde los 4 años de edad.

Para tener una idea más amplia y clara del asunto y las posibles situaciones, hablamos con Jessika Novoa, joven madre de Juan Martín – un hermoso niño de 1 año – al respecto y esto es un poco de lo que rescatamos:

  • Lo vamos a dejar escoger: Es necesario dialogar con tu pareja o en caso de que seas madre/padre soltero, ser consciente de cómo quieres afrontar la situación. “Si en algún momento Juan Martín nos dice: Papás, quiero que mi fiesta sea de la princesa Sofía, hacemos la fiesta, o si un día me dice que quiere un vestido, se lo compro, pero no sin antes de que él mismo lo manifieste” – Afirma Jessika.
  • Explicarle todo muy bien: Si en algún momento tu hijo llega a manifestar algún gusto en específico, habla con él, explícale cómo se comporta el mundo que comienza a habitar y cuáles son los parámetros. Háblale del respeto, de los valores y la tolerancia.
  • Para los gustos, los colores: Hay que cuidar las etiquetas (con todo). “Nosotros no creemos que el rosado sea solo para niñas, esa etiqueta no existe para nosotros. Al igual que los roles en el hogar. Queremos que él crezca viendo que, así como su mamá lava los platos un día, su padre los lava al siguiente, que todo es equitativo”
  • Dar opciones y respetar: Hoy en día existen muchas metodologías de aprendizaje y enseñanzas que facilitan la elección de los niños respecto a quienes quieren ser.
    Ser un padre comprensivo, que prefiere dialogar las cosas, antes de ejercer una crítica inmediata, permitirá un desarrollo más fuerte de la confianza. “Respetamos que él elija desde ya que juegos son los que más le gustan, en la sala sacamos 10 juguetes diferentes y él elige con cuales quiere jugar. Todo es cuestión de respeto y esa es la manera en que queremos educarlo”

Todo esto que compartimos hoy no es para decir que está mal que a un niño solo le gusten las cosas de niños o que a una niña solo le guste el maquillaje, por el contrario, queremos generar conocimiento alrededor de un tema importante, como ejemplo de tolerancia y cultura, para que ya sea por experiencia propia o porque tenemos un conocido que puede pasar por una situación similar, seamos un factor informativo, que ayude a la construcción de un buen ser humano.
La clave para ser buenos padres está en demostrar nuestro infinito amor de todas las maneras posibles y entender que este se puede transformar en: Respeto, tolerancia y comprensión.

Agradecemos enormemente a Jessika Novoa Martinez por su tiempo y su opinión frente al tema.