Familia

Con una educación sexual oportuna podemos prevenir el abuso infantil

Hablar del cuerpo en ocasiones puede ser incómodo y más cuando debemos hacerlo con nuestros hijos, sin embargo debemos romper estos tabúes pues una educación sexual oportuna nos ayuda a prevenir el abuso sexual infantil. Un padre tiene la obligación de hablar con sus hijos y saber comunicar que ninguna persona puede tocarlos sin consentimiento

Cuando les explicamos esto a nuestros hijos, prevenimos que en un futuro se conviertan en víctimas de abuso sexual o físico, por tanto debemos darle el tiempo que se merece. A continuación podrás encontrar algunos consejos que te ayudarán a entablar este tema:

Enséñale “Mi cuerpo es mío”:

Con esto hacemos que nuestro niño sepa que su cuerpo le pertenece, que nadie puede tocarlo sin su consentimiento o hacerlo sentir incómodo, ni siquiera jugando. Aunque nuestra cultura tiende a dar muchos besos y abrazos como muestra de afecto, es necesario enseñarle a no aceptarlos por parte de desconocidos o alguien a la que no se le tenga suficiente confianza. Nuestro hijo debe aprender a que nadie puede obligarlo a tener contacto físico, sin importar por qué razón.

Haz una lista de las personas confiables:

Nuestro hijo necesita saber en qué personas puede confiar, por eso necesario que se lo hagamos saber, esta lista comprende a los padres, tíos, familias, maestros y demás que consideremos que son confiables para nuestros niños. Al tener esto claro nuestro hijo comenzará a saber a quién puede acudir, o quien está actuando por fuera de la normalidad.

Háblale sobre sus partes íntimas o privadas:

Uno de los temas que más claro debe tener nuestro hijo es que nadie puede tocar sus partes íntimas, ni nadie puede pedirle u obligarlo a que toque las de él. Nuestro hijo también debe saber que nadie puede mostrarle o pedirle fotos de sus partes privadas. En caso de que esto ocurra debemos decirle a nuestro hijo que nos lo debe hacer saber.

Dile que nadie puede tener secretos incómodos:

Nuestro hijo debe saber que no puede tener secretos con nadie que le pida no contar algo y que lo incomode o haga sentir mal por este hecho. En caso de que esto ocurra se debe enseñarle al niño a contárselo a alguien que esté dentro de la lista de personas confiables.

Explícale que ningún adulto desconocido pide ayuda al niño:

Como padres debemos decirles a nuestros hijos que un adulto desconocido no pide ayuda a un niño en ningún escenario, ni en la calle, ni en la escuela, entre otros. Debemos buscar que esto quede claro en su cabeza.
Hay que explicarles que un adulto pide ayuda a otro adulto, con esto claro nuestros hijos no caerán en posibles trampas aunque les hayamos enseñado a ser amables. En caso de que esto ocurra, nuestro hijo nos deberá contar y mirar si esta persona es de desconfianza.

Sobre el autor

Ana Lesmes

Orgullosa madre de 3 hermosos hijos traviesos pero respetuosos. Me encanta compartir historias, consejos y experiencias acerca de la etapa mas maravillosa de mi vida, ser madre.

Comentar

Enviar un comentario