Alimentación Bebés Lactancia Salud

Conoce en que momento y como es la manera ideal para dejar de alimentar al bebé

Como madres poder alimentar a nuestro pequeño es una de las experiencias más maravillosas, además es uno de los momentos más gratificantes para el bebé, mediante este encuentro de madre a hijo se crea un vinculo necesario para el buen crecimiento del pequeño.

Antes de tomar la decisión de dejar de amamantar al bebé de manera definitiva, como mamá debes de tener en cuenta el cuándo y el cómo. Inicia con un destete parcial, el destete parcial es comenzar a alimentar al bebé en la noche y en la mañana únicamente.

Recuerda que alimentar de nuestro pecho al bebé es un acto de amor y de entrega, por eso cuando se deja de alimentar es necesario procurar por no causar dolor afectivo en el niño y otro factor a tener presente es que al dejar de amamantar se debe extraer la leche para prevenir una mastitis.

Dejar de alimentar con leche materna representa una cuestión emocional para el bebé, esta es la primera separación de la madre y del hijo, esto conlleva la independencia para ambos, razón por la cual se debe llevar un proceso planeado y a la vez un proceso natural que reduzca la producción de leche.

El destete significa para el bebé un proceso de descubrimiento de nuevas formas de alimentación iniciando en la forma líquida incorporando poco a poco la alimentación sólida, cada paso que damos como mamá influye en el correcto desarrollo psicomotor y afectivo del pequeño.

El destete significa encontrarse con nuevas y variadas formas de expresar el cariño, estas nuevas formas de demostrar amor deben incorporarse de manera gradual, ya que si se incorpora a la primera se corre el riesgo de tener un rechazo y el bebé crearía una excesiva dependencia, problemas de adaptación y dificultades para relacionarse con los otros seres queridos.

No existe el momento exacto para dejar de amamantar al pequeño, esto depende de la madre como tal, de las necesidades y las circunstancias de la misma, aunque cada caso es distinto existen rasgos que indican el momento ideal, como lo son, introducir los primeros alimentos a los seis meses y después incorporar alimentos sólidos al año.

Entre este lapso de tiempo es importante comenzar a disminuir el amamantamiento, uno de los ejemplos es de alimentar solo en la noche y en la mañana, luego en las noches y después de vez en cuando hasta que el bebé se haya acostumbrado sin sentir un cambio brusco.

Otra manera de hacer el destete es realizando un plan de dos semanas, los primeros días puedes reemplazar el pecho por un biberón, cuando percibas acostumbramiento, reemplázalo por papillas o si tu como eres la que siente más apego con este acto de amamantar, te recomiendo que acortes el tiempo para alimentar y a la vez complementa con papillas.

Recuerda que amamantar en la mañana y en la noche debe ser lo último en reemplazarse, alimentar en la noche ayuda al relajamiento del bebé para conciliar el sueño y en la mañana te ayuda esencialmente a ti para reducir la tensión de los pechos.

Este es un proceso que puede durar varias semanas e incluso meses, pero cuando se toma la decisión de destetar hazlo de una manera en la que el bebé no vaya a sentir abandonamiento, todo el buen desarrollo del niño depende de ti, de tu amor, del tiempo que le dedicas y de disfrutar del juego con él.

Todas las decisiones que tomamos repercuten en nuestros pequeños, esto se reflejará en su expresividad, en su ternura, en la inocencia y en su espontaneidad.