Bebés Embarazo Hogar

Deseabas una niña y tuviste un niño, estos son los aspectos a los que te debes afrontar

Que nuestro corazón desee una niña y que la genética decida que es un niño no nos convierte en malas madres o cambia el amor que sentimos por la criatura que llevamos en nuestro vientre, además no son pocas las madres que desean una niña y sienten decepción cuando se enteran que esperan un niño.

Debemos llamar todo por su nombre y lo que se siente que cuando te dicen lo contrario a lo que quieres escuchar se llama decepción, y por desgracia en esta sociedad en la que vivimos las madres reciben mucha presión para que estén seguras de todos los aspectos relativo al bebé.

Además, hay otros aspectos en los que una madre es presionada, por ejemplo, la crianza, esto es lo que más pone en juego el deseo de que sea uno u el otro sexo. Hoy en Gracias Mamá queremos darte a conocer los aspectos a los que se debe afrontar una madre cuando desea una niña y espera un varón.

1) Aceptar las emociones

‘Que este sanito, eso es lo que importa’ es lo que escuchamos decir a esas madres decepcionadas, no hay nada más hermoso que expresar de manera genuina la indiferencia que sentimos por el sexo de bebé.

Pero debemos ser sinceras cuando no lo sentimos y por dentro guardábamos secretamente la preferencia por el sexo del bebé, porque la diferencia radica entre aquellas que viven sin tener problema de enterarse del sexo del bebé, y las que lloran en silencio y a escondidas.

Y ahora aquí es donde debemos pensar que tan negativo es para nuestro pequeño el haber querido un sexo sobre el otro y como perjudica al niño este tipo de deseo, para que no sea dañino para nuestro pequeño es necesario aceptar las emociones que aparecen.

Va a ser un torbellino de emociones que si no aceptamos y afrontamos van a ser perjudiciales y van a recaer sobre nuestro bebé, primero debe de haber un proceso de amor propio y amor por nuestro hijo.

2) Desenreda los hilos del pasado

Muchos expertos en la maternidad aseguran que muchas mujeres asumen que son capaces de relacionarse mejor con un sexo que con otro por las experiencias pasadas en su familia, de este modo resalta el vínculo que tiene la madre con sus padres y cómo fue su crianza.

La visión que tiene una mujer sobre un hombre, lo que hemos escuchado, el haber crecido entre mujeres u hombres y entre otros factores son los que influyeron en gran medida el deseo por tener una niña.

Al observas estos hilos ocultos del pasado y desenredarlos son de gran ayuda a la hora de superar la culpa que se carga por haber deseado un sexo sobre el otro.

3) Confía en ti

Durante el periodo de gestación lo únicos datos que tenemos seguros son el estado de salud y el sexo del bebé, para esas madres que deseaban una niña deben de tener en cuenta que al momento del nacimiento nuestro cuerpo libera la hormona llamada oxitocina.

Esta hormona también es conocida como ‘la hormona del amor’ esta hormona genera de manera natural el sentimiento de enamoramiento por el bebé y nos hace olvidar hasta el sexo que queríamos desde un principio.

Una vez tengamos al bebe en nuestros brazos comienza en conocimiento mutuo, madre-hijo, donde descubrimos no solo su físico, sino también sus rasgos de personalidad y durante este proceso, el sentimiento de culpa se convierte en amor profundo por bebé, dejando a un lado la importancia que tenía su sexo.

No hay sentimientos correctos o incorrectos durante este periodo de gestación, solo existen oportunidades de conocer e indagar en nuestro interior con un ser que sin conocerlo nos brindan amor y una hermosa manera de redescubrirnos y crecer junto a ellos.