Bebés Niños

Cómo la música estimula a un niño autista

El autismo y todas las condiciones que se encuentran dentro del espectro autista, como el síndrome de Asperger, se caracterizan por aumentar la respuesta sensorial de las personas quienes las posean, en ciertos aspectos y situaciones que para una persona que no sea autista, pueden parecer totalmente normales.

Estas personas son extremadamente delicadas y todos sus sentimientos se ven multiplicados, sin importar si se trata de momentos alegres, tristes o de cualquier otro tipo, logrando ser estimulado con cualquier sonido, color, imagen o situación. Asimismo, les cuesta asimilar ciertas situaciones o comportamientos humanos, pues todo lo sobre analizan o lo ven desde el punto de vista literal, por lo que no son capaces de entender algo tan sencillo como una metáfora.

Ahora imaginemos este comportamiento en un niño. Los niños son naturalmente seres sensibles a cualquier estimulo en el ambiente, y al tratarse de un niño autista, las respuestas a estos estímulos aumentan de manera considerable, pues una persona perteneciente al espectro autista, y en especial los niños, no son capaces de ocultar ni de reprimir sus sentimientos o emociones bajo ningún concepto.

El gran estímulo a través de la música

Tal fue el caso del hijo de Luis Vázquez, un padre mexicano que el año pasado llevó a su pequeño hijo de condición autista, a un concierto que se realizó en el Foro Sol de la Ciudad de México, y que formaba parte de la última gira latinoamericana de la multigalardonada banda de pop/rock Coldplay.

Esta banda, que resultaba ser la favorita del niño, presentó una amplia selección de sus canciones más exitosas, dentro de las cuales se encontraba su éxito “Fix You”, canción que además era la favorita del niño. Tal fue la emoción que el hijo de Luis sintió, que de la manera más sincera que puede existir, rompió en llanto durante el coro de la canción, situación que quedó grabada en vídeo y se volvió viral en las redes sociales en cuestión de días.

La música ha demostrado ser un gran aliado para el desarrollo psicológico y emocional de las personas, especialmente de los niños, sin importar si poseen o no la condición de autistas. Estudios ha revelado que a través de la música, las crisis emocionales que un niño dentro del espectro autista puede sufrir, se ven apaciguadas y controladas pues estos tienden a sentir con mucha más sinceridad la inspiración proveniente de sus canciones favoritas.

La herramienta musical ha servido como un maravilloso complemento en las terapias para niños autistas, demostrando que el poder de la música no conocer ni de barreras, ni tampoco de síndromes.

Tags

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario