Escuela Niños

Cómo aprenden a hablar los niños

Desde que nos enteramos que vamos a tener un hijo, los padres soñamos en cómo será la vida de nuestro hijo, su crecimiento y desarrollo, todas las cosas que va a aprender, en que ámbitos se va a especializar, qué cosas le van a gustar y un sinfín de situaciones más que nos hacen fantasear y disfrutar mucho más el tener un hijo.

Peor existe un factor en especial que todos los padres mantenemos en nuestras ilusiones desde el primer día, y ese es el cómo y cuáles serán sus primeras palabras. Ese mágico momento en el que nuestro bebé deja de hacer ruidos y balbuceos con su boca, para comenzar a decir intentos de palabras que pueden ser descifradas por nuestros oídos.

Pero ¿luego qué? Una vez que nuestro hijo haya dicho su primera palabra, la cual suele ser en la mayoría de los casos “mamá” o “papá”, ¿qué debemos hacer para que continúe aprendiendo a hablar?

En este artículo te vamos a proporcionar un paseo por los factores más importantes en el proceso de aprendizaje de la lengua, en un bebé. Las etapas y todos los estímulos que naturalmente un niño necesita para poder desarrollar lo más rápido y fácil posible, sus habilidades al hablar.

Qué necesitan los niños para aprender a hablar

Muchas veces se ha dicho que “los niños son como esponjas”, es un dicho popular que se usa en todo el mundo, y esto es porque en realidad, es así, metafóricamente hablando, claro. Los niños, en sus primeros años de vida, tal vez hasta los 5 o 6 años, aprenden mediante la copia, la absorción de todo lo que los rodean.

Desde comportamientos sociales, habilidades musicales, intelectuales, identificación de sonidos y por supuesto, el habla. En primera instancia, los bebés aprender a hablar porque copian los sonidos. Es un proceso fonético, el mismo que utilizan los jóvenes e incluso nosotros los adultos, para aprender nuevas lenguas.

El aprendizaje se da por asociación de palabras. Por ejemplo, cuando un bebé dice “papá” es porque sus padres y allegados le han dicho tanto esa palabra, que instintivamente él busca copiar ese sonido, sin siquiera saber lo que significa ni quién es ese “papá”. Es a medida que el niño va creciendo, y se le va señalando quién es su papá, que entonces el niño aprende que su padre es en efecto su progenitor y no una lámpara. Eso es el aprendizaje por asociación.

Los niños necesitan diferentes estímulos, sobre todo auditivos para aprender a hablar, es bueno que desde que comienzan a decir sus primeras palabras, se le comiencen a enseñar nuevas, de manera que amplíen su vocabulario, esto se puede hacer leyéndole cuentos o incluso pidiéndoles que los lean ellos mismos (aunque cojan el libro al revés), lo importante es fomentar su aprendizaje lingüístico para que lleguen al colegio con una buena base comunicativa.

Tags

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario