Familia

El Hijo es de ambos, no sólo de la madre

La responsabilidad de contar con un bebé en casa es un asunto importante debido a las atenciones y cuidados que requiere, por lo cual ambas partes que se desempeñan en el hogar deben estar conscientes del tiempo que es necesario.

En muchas ocasiones, las mujeres se encargan de todos los aspectos relacionados con el cuidado del niño, mientras que los papás se excusan (y en muchas oportunidades las misma madres los excusan) con que estas acciones pueden afectar su desempeño laboral.

Responsabilidades compartidas

Es vital, para mantener la armonía dentro del hogar y un cuidado adecuado de esta nueva vida, que ambos padres distribuyan de forma equitativa y en consideración de tiempo de cada uno las labores que deben desempeñar para el correcto desarrollo del bebe.

El hombre deberá tener la iniciativa de contribuir, ya sea con las labores de cuidado del infante o de la casa, no esperando a recibir órdenes por parte de la madre para colaborar en estos aspectos.

En muchas ocasiones los padres, ya sea por un estereotipo inculcado o simplemente por no querer proporcionar su ayuda, dejan estas responsabilidades tanto hogareñas como las del bebe a una madre que se ve cada vez más explotada y que cuentan con menos descanso, debido a que el niño no tiene un botón de apagado y encendido para la comodidad de la persona.

Valora a tu pareja

Las labores que desempeña naturalmente la madre son arduas y de extrema responsabilidad, por lo cual el cansancio acumulado y la falta de descanso podrán hacer efecto ya sea en su humor, dinámica de trabajo, entre otros aspectos.

Debido a esto, viene la importancia de la distribución de labores pero además de ello es vital valorar los esfuerzos que hace tu pareja a diario no solo con el bebé sino el poder sacar tiempo para poder encargarse de las demás responsabilidades.

Los hombres tienden a no valorar este tipo de aspectos, pensando que es una obligación para las féminas el cuidado exclusivo del hogar y del niño, por lo cual no ofrecen algún tipo de ayuda o expresan su cariño y valoración hacia su compañera de vida.

Así que la próxima vez que el bebé llore y necesite ser atendido, levántate a atenderlo, dale descanso a la madre de tu hijo que a diario batalla con diferentes responsabilidades y no cuenta con tiempo para ella misma.

En el otro caso, madre no te dejes imponer tus labores, habla con tu pareja y distribuyan el trabajo de cuidado del niño y del hogar para poder disfrutar ambos y de su relación sin mayores contratiempos.

Tags

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario