Familia

¿Por qué un hijo siempre es más “tremendo” que el otro?

Existen muchas teorías sobre el porqué un hijo siempre es más tremendo que el otro, y en la mayoría de los casos, esta actitud se presenta en el segundo hijo. La realidad es que todavía no se sabe la razón verdadera para este conflicto pero sin duda alguna, son numerosos los casos, y no se pueden tapar con un dedo.

En ocasiones, los hijos se comportan de manera distinta en casa, a como lo hacen en otros sitios como la escuela, de hecho, lo usual es que los profesores conozcan una personalidad y los padres otra.

Esta es una realidad que casi siempre es exacta, pues en ciertas ocasiones, los padres conocen a la versión malcriada y maleducada, mientras que los profesores conocen a un ángel de niño, que a duras penas, abre la boca para hablar. Y esto es un ejemplo del primogénito.

El segundo hijo usualmente tiene peor carácter

Pero ¿Qué sucede con el segundo hijo?

A pesar de que en muchos casos, el primer hijo puede presentar problemas de carácter, con el segundo hijo la situación puede empeorar. Y no estamos diciendo que este sea el caso generalizado, pues también existen numerosos casos en que el segundo hijo desarrolla un carácter normal o incluso mejor que el primer hijo.

No obstante, el cambio y la diferencia entre un hijo y otro, es bárbara. Cuando el segundo hijo tiene un mal carácter, este rompe el esquema de la dualidad de personalidad que ha demostrado el primero, lo que quiere decir que así como se comporta de mala manera en casa, se comportará en la escuela y demás ambientes.

Suelen ser mucho más retadores y violentos, reaccionan a situaciones que no les favorecen, con una actitud negativa y berrinchuda. Se cree que esto es solo una etapa, y que con la ayuda de un psicólogo infantil y la aplicación de técnicas para el manejo de la ira, el problema puede llegar a ser solucionado.

Pero es de suma importancia, que el mal carácter se ataque apenas el niño muestre las primeras características de poseerlo, pues de otra manera, crecerá creyendo que tener un mal carácter es normal y que no recibirá ningún tipo de reprimenda al respecto.

Toma en cuenta que es un niño, y que a pesar de saber lo que está haciendo, realmente no es 100% consciente de las consecuencias de sus actos, así que maneja el tema con calma y paciencia. Eventualmente tu hijo crecerá para ser un hombre de bien y con un carácter maduro y educado.

Sobre el autor

Ana Lesmes

Orgullosa madre de 3 hermosos hijos traviesos pero respetuosos. Me encanta compartir historias, consejos y experiencias acerca de la etapa mas maravillosa de mi vida, ser madre.

Comentar

Enviar un comentario