Bebés Niños

La magia de tener un hijo varón

Durante años, las mujeres hemos soñado con encontrar a nuestro príncipe azul, que llegue en su caballo galopante a rescatarnos de las tristezas de la vida, con su amor incondicional y su eterno apoyo. Este es un sueño que ha persistido en el subconsciente de todas nosotras durante generaciones, pareciera que es transferido genéticamente, y es muy triste cuando nos damos cuenta que ese sueño, en muchas ocasiones no se cumple.

Y es que al vivir en pareja, despertamos del cuento de hadas para percatarnos que nuestras parejas, aunque son la razón de la felicidad de nuestras vidas, en realidad no son ningunos príncipes azules.

Pero todo esto puede cambiar, cuando volvemos a entrar en nuestro cuento de hadas particular, con el nacimiento de nuestro príncipe azul personal, ese que hemos esperado durante tantos años, pero que no sabíamos que llegaría en la forma de un bebé.

Por supuesto, te estoy hablando de ese hijo varón, ese pequeño regalo de la vida, que llega para hacernos felices y cumplir todos nuestros sueños, llenándonos de la felicidad, apoyo y amor incondicional que tanto hemos esperado durante años.

¿De qué es capaz nuestro hijo?

Al conseguir a nuestro príncipe azul, este de inmediato se convierte en la razón de ser de nuestra vida, nuestra luz, nuestra felicidad, un regalo, un premio que nunca entendemos porqué la vida nos da, pero que sin embargo cuidamos y apreciamos con todas nuestras ganas.

Este príncipe se convierte en el Rey de nuestro reino, y en el monarca de nuestros sentimientos, siendo capaz de llevarnos por una montaña rusa de emociones incontrolables, pues por alguna razón tiene el poder de controlar hasta nuestros pensamientos.

Tiene el poder de hacernos molestar hasta lo inimaginable, pero con el mismo poder, un “te amo” lo puede solucionar todo.

Nuestros hijos, realmente nos permiten encontrar a ese ansiado príncipe azul que tanto hemos deseado desde que éramos las princesas de nuestros padres. Con él, levantarse cada mañana no es una tortura, sino un placer. Incluso el no dormir por las noches para velar su sueño o su estado de salud, se vuelve más importante que el de nosotras mismas.

Tener un hijo varón es descubrir que el amor verdadero existe, y que este es más que un sentimiento humano, es un poder que es capaz de cualquier cosa, llenándonos de una felicidad plena y como ninguna otra.

Sobre el autor

Ana Lesmes

Orgullosa madre de 3 hermosos hijos traviesos pero respetuosos. Me encanta compartir historias, consejos y experiencias acerca de la etapa mas maravillosa de mi vida, ser madre.

Comentar

Enviar un comentario