Escuela

Los hombres también deben incluirse en el proceso de fertilidad

Si entre tus planes están ser padre, tener una familia o agrandarla, debes saber el cambio debe iniciar en ti, en especial si eres hombre.

Existen diversos mitos sobre las fertilidad, aunque generalmente, son las mujeres quienes reciben el mayor golpe, bien sea por llevar nueve meses en su vientre a un bebé o por percibir las causas del mismo, sin embargo, esto podría ser un mito.

Si bien es cierto que muchas de las causas de la infertilidad se deben a complicaciones en la mujer, el mismo caso se puede presentar en los hombres, aunque los procedimientos para revertir los daños se pueden mejorar a través de una buena alimentación.

¿Conoces lo alimentos que debes ingerir y cuáles no para iniciar el proceso de fertilidad? Seguramente no, aunque de acuerdo con estudios realizados por la Universitat Rovira i Virgili y el Instituto Institut d’Investigació Sanitària Pere i Virgili en Italia indican que la dieta mediterránea es una excelente opción para combatir la infertilidad.

Los cambios comienzan por la alimentación

Al pensar en la dieta de un hombre, algunos podrían afirmar que por lo general consumen drogas, cigarrillos, ingieren alcohol y comidas con un alto contenido de grasas que no benefician al metabolismo, y por ende, a su salud.

Las carnes rojas, el consumo de alcohol, la cafeína y los alimentos procesados, son algunos de los productos que perjudican severamente la fertilidad de un hombre, aunque la lista podría continuar.

Mientras que el pollo, los pescados, los mariscos, las frutas, los cereales y los lácteos bajos en grasas contribuyen a una mejor calidad espermática.

Por otra parte, el alto contenido de zinc en alimentos como el ajo, la linaza y el salmón permiten que se mantenga un volumen considerado del semen, indispensable al momento de procrear. Asimismo, el ácido fólico colabora a que los espermatozoides se mantengan en el tiempo.

Sanamente atlético

Luego de hablar sobre la alimentación, otro factor muy importante en el momento de concebir a un hijo es el estado físico de la persona. Así como la futura madre no puede tener sobrepeso al momento del embarazo, por su parte el hombre también debe estar en buena forma.

¿Buena forma? Es correcto, en esta ocasión no solo se trata de vanidad, sino por el contrario, la salud ya que esto impedirá el desarrollo de enfermedades como la obesidad que afectaría la calidad del esperma.

Ya lo sabes ¡Sin excusas! Si ambas personas están en excelentes condiciones ¿por qué no intentarlo? La mejor experiencia que puedes vivir es la de ser padre.

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario