Familia

Ser madre soltera

El reto de ser madre o padre soltero es una situación que muchos afrontan día a día, por diferentes razones, bien sea porque decidieron tener a sus hijos estando solteros, porque sus parejas lamentablemente les abandonó, o porque hayan fallecido, sea cual sea la razón, el tener que tomar el rol de ambas figuras paternas, o mejor dicho, el de una figura paterna completa, puede ser un gran reto, que acarrea muchos miedos y dificultades.

El tener un hijo estando soltero, siempre ha sido un tema tabú dentro de la sociedad, siendo mal visto durante mucho tiempo. Pero afortunadamente, los tiempos han cambiado y la mentalidad de las personas ha evolucionado, abriéndose mucho más ante la posibilidad o el deseo lógico de un ser humano por querer ser padre y que por razones del destino no cuenta con una pareja que le apoye.

En el siguiente artículo te queremos dar unos consejos y algunos aspectos que debes tomar en consideración si este es tu caso o si planeas hacerlo, pues aunque no dudemos que seas totalmente capaz de criar a tu hijo, sola o solo, hemos de decirte que ciertamente es un trabajo un poco más difícil que haciéndolo acompañado.

Es una labor que representa miedos, dudas, obligaciones pero también felicidad

No podemos mentirte y pintarte un mundo lleno de felicidad y tranquilidad si se trata de ser madre o padre soltero, pues la realidad es que es muy duro. Y aunque las demás personas vean siempre una sonrisa dibujada en tu rostro y te perciban como un ejemplo de admiración por tu labor como madre y padre, lo cierto es que internamente sufrirás de muchos nervios y dudas ante lo que se va a convertir en tu trabajo más importante.

Es normal que sientas ansiedad y que dudes de ti misma. Esos pensamientos sobre si podrás con la presión, sobre si te alcanzará la plata para fin de mes, o si debes faltar al trabajo porque tu hijo enfermó, son totalmente normales. Sin embargo, no debes dejarte dominar por ellos, pues seguramente lo harás bien.

Es necesario que mantengas tu vida social activa, pues a pesar de que tus hijos deben ser su preocupación principal, también es bueno que salgas de vez en cuando, así que no pierdas contacto con tus amistades, pide ayuda a tus familiares y sal por una noche, nada malo pasará.

Por otra parte, es importante que sepas que nada debe detenerte de ser aquella imagen protectora, guía, confidente y también aquella que establezca límites y enseñe con carácter, pues la realidad es que ahora haces el papel de ambos padres, por lo que debes mantener un equilibrio en la crianza de tus hijos, de esta manera, todo saldrá excelente.

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario