Niños

Lo que pueden sentir las madres ante el dolor de sus hijos

Absolutamente nada en este mundo se compara al sufrimiento de una madre cuando ven a sus hijos sufrir. Este instinto de las madres es algo sobrenatural, algo que no tiene definición, un sentimiento único en el mundo.

CUANDO TIENES HIJOS TE VUELVES MAS FUERTE

Cuando los hijos vienen al mundo traen consigo una condición inevitable que les otorgan a sus madres una especia de superpoder, este superpoder de sobreproteger a sus hijos ante cualquier mal que le visite o ante cualquier adversidad de la vida. Las madres desde que traen a su nene en su vientre, desarrollan habilidades increíbles como lo son, sabiduría y fortaleza, tanto así que uno de los lemas que pueden tener la mayoría de las madres es, “por mis hijos, lo que sea”, con esto dan a entender que para ellas su hijos es lo primero, son como una reliquia, un tesoro que absolutamente nadie puede tomar o dañar

Cuando eres madre por primera vez, sientes que realmente nunca has amado tanto como lo haces con tu hijo, tiras la vista para atrás y ves que realmente jamás habías vivido este sentimiento tan inmenso, el sentimiento de amor hacia tu hijo. El cuerpo y el alma de una madre se transforman únicamente para ser dedicados a la vida de sus hijos, para crear nueva conexiones que promueven ese amor infinito. Es que eso es el amor de una madre, capaz de crear una muralla, una defensa para proteger con su vida la inocencia de su nene sin importar nada.

Las madres sufren cambios drásticos cuando su nene llega a este mundo, después del nacimiento la vida de una mujer no vuelve a ser la misma, solo las madres saben lo que es dormirse tarde por el llanto imparable de su nene, solo una madre sabe lo que es despertarse docenas de veces durante la madrugada para vigilar el sueño de un hijo enfermo, y es que si bien lo hijos son la más grande fortaleza de las madres, también son la más grande debilidad.

Las madres sienten una gran necesidad de proteger a sus hijos a los futuros fracasos de la vida, y es que esto forma parte del sendero de la vida en el ser humano, es imposible evitar esto, es por eso que aunque les duela como madre, deben dejar que sus hijos se caigan y vuelvan a levantarse con la frente en alto, eso los hará una persona de bien y con un excelente futuro.

Sobre el autor

Ana Lesmes

Orgullosa madre de 3 hermosos hijos traviesos pero respetuosos. Me encanta compartir historias, consejos y experiencias acerca de la etapa mas maravillosa de mi vida, ser madre.

Comentar

Enviar un comentario