Embarazo

Independencia y malcriadez: Etapa de todo niño a los 3 años de edad

Aunque la independencia sea sinónimo de libertad y autonomía, en el caso de los niños, este objetivo no será tan fácil como parezca, aunque, poco a poco estarán más cerca de serlo.

Frases como: “Déjame, yo lo hago”, “Mamá (o papá) yo lo quiero hacer”, “No necesito tu ayuda”, entre otras expresiones se volverán parte del día a día, bien sea tanto dentro como fuera del hogar. Y es que de esta forma el infante intentará comunicarles a sus padres que llegó el momento de su propio aprendizaje para poder hacer lo que él desee.

Sin embargo, el proceso comunicativo entre padre e hijo no será tan sencillo, ya que el niño no sabrá cómo lidiar con sus emociones y es allí donde aparecerá un factor muy importante: la malcriadeces.

Las malcriadeces y las pataletas tienen el mismo significado y es cuando el niño busca la forma de obtener lo que quiere mediante el llanto, los gritos, las travesuras, hasta incluso, el decir malas palabras, pero a su vez, durante el tercer año de vida, está totalmente ligado con su independencia.

¿Cómo lidiar con las pataletas?

La mayoría de las veces la palabra “no” se apodera de todas las respuestas por parte de los padres, por ejemplo, si el infante considera que está capacitado para ir al baño solo, pero sus padres no se lo permiten, el niño podría sentirse frustrado al no poder experimentar sus propias decisiones.

Es allí donde mamá y papá deberán mantener sus determinaciones y su carácter fuerte, ya que si ceden, el niño progresivamente entenderá que su actitud es adecuada para lograr todo lo que quiere y esto causaría el efecto contrario.

Por otro lado, luego de imponer fijamente su decisión con respecto a una petición del infante, se debe evaluar rápidamente su comportamiento y sus actitudes. Si sus pataletas son muy fuertes, lo más recomendable es castigarlo moderadamente, es decir, sentarlo en un lugar en específico y decirle “es momento para que pienses lo que hiciste y cuando estés calmado, podrás venir hacia mí”, ya que esto permitirá que ambas personas tengan un descanso de la discusión.

Cuidado con tu comportamiento como padre

Las actitudes de los niños es algo que los padres y las madres deben tomar siempre en cuenta, aún más cuando se trata de su comportamiento. Sin embargo, por falta de tiempo de calidad con el infante, los padres pueden tomarlo como una acción “normal”, aunque esto podría ocasionar graves daños a su conducta que si no se corrigen rápidamente, podrían perder el control por completo.

Sobre el autor

Ana Lesmes

Orgullosa madre de 3 hermosos hijos traviesos pero respetuosos. Me encanta compartir historias, consejos y experiencias acerca de la etapa mas maravillosa de mi vida, ser madre.

Comentar

Enviar un comentario