Embarazo Hogar Salud

Mascotas durante el embarazo

Los primeros meses del embarazo son muy confusos, te estás acostumbrando a los cambios de tu cuerpo, a las señales que recibes, a adecuar tu hogar para que te sientas cómoda y en caso de que tengas mascotas, también debes estar enterada de las ventajas y desventajas que puedan causarte. Hoy te contaremos, muy brevemente, de algunos datos que debes tener en cuenta si ya tienes una mascota en casa o si estás pensando en adquirir una pronto.

Perros
Con estas preciosas criaturas no hay mucho que temer. Solo debes tomar estas medidas para que no haya ningún problema durante tu embarazo

  • Asegúrate de que el perro no te salte en tu pancita cuando estés sentada o acostada.
  • Si tu cachorro adoptó malos hábitos, como morder o saltar encima de la gente, aprovecha para corregirlo antes de que el bebé llegue a casa
  • Asegúrate de tener todas las vacunas del perro al día.
  • Si tienes una relación muy estrecha con tu perro, pídele a tu pareja o a otros miembros de la familia que pasen también tiempo con él. Cuando le bebé llegue a casa, necesitará mucha atención y es posible que el perro sienta celos, así que para evitar daños, déjalo que desarrolle más relaciones cercanas.
  • Habla con tu ginecólogo sobre las pruebas necesarias para comprobar que todo esté bien.
  • Sé más consciente de la higiene en casa. Lávate las manos justo después de tocar a tu mascota y desinfecta todo muy bien antes de comer o preparar alimentos

Gatos:
Con los gatos hay que tener un poco más de cuidado, pues pueden transmitir una enfermedad llamada toxoplasmosis, la cual es una infección causada por un parásito.

Los gatos eliminan el parásito por la materia fecal (excrementos). Así que es posible que te puedas contagiar cuando estés limpiando la caja de arena del gato o cuando tocas tierra que el gato pudo haber uso. La toxoplasmosis también puede contagiarse al comer carnes mal cocidas, como cerdo o res.

Muchas personas que contraen la toxoplasmosis jamás tienen síntomas. Pero esta enfermedad puede ocasionar complicaciones graves durante el embarazo, como defectos de nacimiento o incluso un aborto espontáneo.

Los síntomas de la toxoplasmosis incluyen:

  • Dolores musculares
  • Dolores de cabeza
  • Glándulas hinchadas
  • Síntomas similares a la gripe (fiebre, fatiga, dolor de garganta)

Para reducir las probabilidades de contagio, ten en cuenta:

  • Pedirle a alguien que no esté en embarazo, que porfavor, limpie la arena del gato TODOS los días.
  • Mantén tu gato dentro de tu casa
  • No acercarse a los gatos de la calle
  • Lavarse las manos minuciosamente con agua y jabón después de tener contacto con los excrementos del gato o después de trabajar en el jardín
  • Tapar los cajones de arena de juego de los niños para que los gatos no los usen como arena sanitaria
  • Evitar carnes poco cocidas
  • Lavar minuciosamente los utensilios de la cocina