Escuela Familia Niños Noticias

Medicamentos para tratar el déficit de atención en niños es un arma de doble filo

El comité de salud de Estados Unidos en uno de sus estudios realizados reveló que los fármacos utilizados para tratar a los niños con déficit de atención no traen la advertencia en el envase, ya que al consumirse esta droga se puede provocar el riesgo de muerte.

Esta advertencia deberá ser presentada en un recuadro negro, que en los Estados Unidos representa mayor alerta de peligro en lo que se refiere a drogas y medicamentos.

Los medicamentos de este tipo son más empleados en EE UU, una encuesta reveló que durante el año pasado los médicos prescribieron más de 31 millones de esta receta para su compra, lo que significa que alrededor del 10% de todos los niños de diez años toman este medicamento para tratar el déficit de atención.

Está claro que alto consumo de este medicamento, su producción es enorme y representa un buen negocio, según IMS Health, una empresa de información farmacéutica, se genera alrededor de 3.100 millones de dólares al año.

El comité de expertos que trabaja junto a la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) el uso que se hace de este fármaco es completamente exagerado, más cuando este medicamento estimula el sistema nervioso y por esa razón duplica el riesgo de sufrir problemas cardíacos en los niños.

Junto a la investigación de la FDA se entregó un informe donde se demuestra que 25 personas, en la mayoría niños, murieron tras ingerir este tipo de fármaco, una suma significativa de perdida de personas para un medicamento el cual está siendo recetado.

Este tipo de medicamento es muy popular, por ejemplo, en España es conocido como Rubifés, el único fármaco utilizado para tratar el déficit de atención y estas mismas píldoras de metilfenidato, se encuentran en Latino América bajo el nombre de Ritalín o Ritalina.

Una de las madres que perdió a su hijo tras los efectos secundarios de este fármaco, es Lawrence Smith, actualmente es una de las grandes enemigas de los medicamentos con el fin de tratar el déficit de atención.

Uno de los logros que ha tenido las marchas de madres como Lawrence es que el congreso de EE UU prohíba que en las escuelas obliguen a los niños con problemas de concentración a tomar estas píldoras, ya que son las escuelas las que decidían que alumnos eran quienes la necesitaban.

Aún no está claro si la advertencia se llegará a ponerse en los frascos de estas píldoras ya que Thomas Laurghren, director del Departamento de Productos de Psiquiatría de la FDA, descartó por ahora el cambio en las etiquetas. “No creo que debamos hacer nada diferente ahora mismo” fue lo que declaro.

Una de las compañías farmacéuticas que se comunicó frente a la polémica fue Shire, quienes producen Adderall, quienes indicaron en su comunicado que esta sería una acción sin precedente porque no se tiene la información suficiente sobre su riesgo y pidió que no se pasará por alto los beneficios del fármaco, que además es una anfetamina.

Thomas Lughren concluyo “creo que es importante no minimizar los beneficios de estos fármacos”, por esto es posible que la FDA se encargue de realizar más estudios para confirmar el peligro al que se expone los usuarios que ingieren dicho medicamento, antes de que se ordene la inclusión del recuadro en negro de advertencia en su envase.