Niños

Los niños son felices e inquietos

Los niños son inquietos, por naturaleza se ríen, lloran, gritan y de vez en cuando hacen rabietas. La infancia representa una etapa muy importante dentro de la formación de un ser humano debido a que en ella, el niño muestra interés por todo lo que le rodea y estos conocimientos quedan grabados en su mente para toda la vida.

Los padres deben estar atentos a sus hijos, cualquier descuido podría causar accidentes; los niños quieren tocar todo lo que ven, explorarlo e incluso probarlo sin medir la consecuencias que esto puede traer, pero aun así no se debería reprimir la etapa más hermosa de sus vidas.

El rechazo de los niños en sitios públicos

Cada vez se observa un mayor número de personas que rechazan a los niños, principalmente en sitios públicos, tales como transportes, hoteles, parques restaurantes y bares. Los padres se sienten con la culpa frente a todos estos rechazos, llegando a considerar que no están educando bien a sus hijos.

Actualmente es un problema viajar con niños, debido a que los adultos protestan ante un grito o llanto de un niño. Asimismo la madre tiende a sentirse incomoda, ante miles de miradas y rumores juzgando su labora, por ende no resulta sencillo, encontrar una posible solución ante las críticas y rechazos.

Su infancia debe ser aprovechada al máximo

La infancia es hermosa y no se debe desperdiciar ningún detalle de ella, los niños son espontáneos y sin vergüenza, dicen lo que sienten sin tomar en cuenta quien esté al frente. Cuando los niños se expresan lo hacen con sinceridad, por lo general son felices y alegres. Por ello la infancia es la etapa más importante del ser humano.

Los adultos deben pensar un poco acerca de la infancia y la aceptación a los niños, para evitar tantos problemas en los diferentes espacios públicos donde se encuentren niños. Deben tratar de considerar que los niños son traviesos, alegres y revoltosos.

No eres una mala madre

Existen también niños amables y alegres, por lo general son los más cariñosos y agradables, pero siendo así no dejan de ser revoltosos. Cuando están con sus padres en su gran mayoría, se expresan con intimidación o malcriadez.

 

Muchos padres se sienten en ocasiones incomodos frente a los adultos, se siente como malas madres por no poder mantener a sus hijos quietos y al recibir malos comentarios de sus alrededores.

Los niños son naturalmente así y aunque la sociedad no está acostumbrada debe considerarlos y darse cuenta que ellos también pasaron por esta etapa. Es apreciable considerar la incorporación y aceptación de los niños por parte de los adultos, ya que estos pequeñitos representan el futuro de la sociedad.

Tags

Sobre el autor

Ana Lesmes

Orgullosa madre de 3 hermosos hijos traviesos pero respetuosos. Me encanta compartir historias, consejos y experiencias acerca de la etapa mas maravillosa de mi vida, ser madre.

Comentar

Enviar un comentario