Embarazo Familia Parto

No eres mamá, sin embargo quieres serlo, un día

Ser madre, un día
Ser madre, un día

Que es un acto de egoísmo, que no es conveniente para tu economía y menos para los tiempos venideros que tendrá la tierra en cuanto a sus recursos, que si traes un niño al mundo será a sufrir y que es muy probable que tu cuerpo se vaya a “dañar”, en fin. Son muchas razones por las que el mundo argumenta que no es necesario que tengas un bebé ahora y por qué es mucho mejor para tu futuro no hacerlo, pero, ¿y si de corazón quieres que una parte de tu existencia y amor, viva?

En realidad, este es un deseo que trasciende nuestra propia existencia como mujer y lleva a otro nivel la experiencia de cuidar y proteger, el mismo que nace con los animales que dependen de nosotros en el hogar, nuestros amigos, sobrinos, primos e inclusive nuestros padres o hermanos. El ser humano está condicionado para cuidar y proteger, y las mujeres sí que sabemos de eso.

Así que si miras tu vientre y te imaginas que algunos de tus sueños también tienen lugar allí, que estás lista para amar con el alma a un ser que hace parte de tu sangre y que lleva otro cuerpo, y que definitivamente le apuestas a una aventura interminable, quizá agotadora y satisfactoria a la vez, pero feliz, entonces de verdad quieres ser mamá un día, no importa qué tanto difiera el mundo de tu opinión, qué digan las presiones sociales, las modas, tendencias o incluso el comercio. Si llega a pasar, serás la responsable de jugarte la vida por una extensión de ti misma, por un alma que antes de conocerla, ya tiene tu nombre.

 

Tú decides cuándo, no el mundo

Una de las presiones innecesarias que ha puesto la sociedad es que existen edades determinadas para ser madre si es que decides serlo un día, y que si llega a pasar fuera de esos tiempos, estás completamente desencajada del modelo social. ¡El tiempo es tuyo y solo tuyo! Obviamente hay parámetros biológicos que indican cuándo tu cuerpo está más preparado para ello y para que definitivamente todo salga muy bien, sin embargo, ¿por qué antes de los 30? ¿Por qué luego de los 35 está mal? ¿Por qué a los 23 todavía es muy prematuro? La decisión es tuya y solo tuya.

Sin embargo, es importante ser responsable con una decisión como esta y estar plenamente consciente de que más que un milagro, también se convierte en una responsabilidad de por vida de la que dependes tu y alguien más. Así que del mismo modo en el que las mujeres que deciden no ser madres nunca, se dedican a otros asuntos, tú que has dejado la puerta abierta a aquella posibilidad, debes abrazar tu deseo y cuidarlo con consciencia y mucho amor, pues un día serás una madre completamente bella y admirada por alguien más.

Vas a saber cuando ese momento llegue, que valió la pena esperar, y que definitivamente no habrás logrado anticiparte a la sensación de tener a un fruto de tu vida, de tu cuerpo y tu alma, entre tus brazos. Puede que todavía no seas madre y te cuestione mucho la idea de poder hacerlo bien, sin embargo si sientes dentro de ti que de verdad tu corazón te dice “sí”, espera con amor, puede que un día una sonrisa ajena y pequeña tenga todas tus respuestas.

Sobre el autor

Andrea Jiménez

Escampo, lluevo, ardo. Comunicadora Social por profesión, poeta empeliculada por sensación y soñadora por proyección. Me gusta dibujar paisajes desarticulados en letras simétricas. Música, letras y un cafesito, por qué no...

Comentar

Enviar un comentario