Embarazo

¿Parto normal o cesárea?

Traer al mundo a un bebé es un acontecimiento hermoso, aunque el momento del parto sea doloroso, bien sea por cesárea o normal. La madre especialmente en España puede elegir uno de los dos partos: normal o cesárea, siendo esta última la más costosa.

Hay madres que desean un parto normal, pero cuando llega el momento de dar la luz son sometidas a una cesárea, porque surgen complicaciones que hacen que el bebé no nazca naturalmente; esto para las madres es muy doloroso desde el punto de vista sentimental.

Agradecidas por un poema

Se está difundiendo un poema que ha hecho sentir identificadas a muchas madres en el mundo, dicho poema habla sobre esa cicatriz que deja un parto por cesárea y que no solo afecta la parte física sino también la emocional. Miles de madres lo han compartido y agradecen profundamente estas palabras:

Mantra de la cesárea

Yo parí por cesárea,
y por cesárea yo parí.
Y se creó la puerta sagrada,
para ti y para mí.

Y pongo las manos en mi vientre,
y susurro para mí:
Gracias cicatriz querida,
por lo mucho que aprendí.

Yo parí por cesárea,
y por cesárea yo parí.
Y honro este portal de vida,
por donde yo renací.

Como madre, como hija,
como mujer sin fin.
Gracias cicatriz querida,
por formar parte de mí.

Porque tú custodias bien,
el dolor que padecí.
Un dolor que hoy yo transformo
en sabiduría para mí.

Yo parí por cesárea,
y por cesárea yo parí.
Gracias cicatriz querida,
tú y yo unidas al fin.

Y mi parto fue digno y bueno,
y mi parto me enseñó,
a inclinarme ante la vida
más allá de mi corazón.

Mónica Manso y el mantra de la cesárea

En la página Maternidad Consciente, Mónica Manso realizó un mantra de la cesárea, y se encargó de compartirlo en Facebook a miles de madres que sienten una cicatriz emocional y se refiere también a la poca importancia que le dan las demás personas al tema.

La madre no se prepara para una cesárea, sino para un parto normal, esto trae como consecuencia que la madre sienta que ella no importa; psicológicamente no está preparada.

Todos están contentos: el médico, los abuelos, el papá entre otros, por la bienvenida al nuevo integrante de la familia, pero la madre con su cicatriz y sin poder decir nada. Siempre es necesario un elogio, un abrazo o al menos un ¿Cómo estás?, ¿Cómo te sientes?, son cosas que todas las madres esperan después de dar a luz.

Recuerda que es importante demostrarle tu apoyo y amor en todo instante, para que ella renazca y se sienta honrada y valorada, por ser una excelente mujer.

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario