Bebés

Pautas para introducir nuevos alimentos en la dieta de tu bebé

La alimentación de un bebé en su etapa inicial se basa en la leche materna como único alimento, y a medida que crece entre los 0 y los 12 meses de edad el niño necesitará mayor energía y nutrientes, por ende requerirá de nuevos alimentos y nutrientes.

La alimentación debe ser sana, y los alimentos deben incluirse paulatinamente, con el fin de evitar daños y enfermedades en el niño, recuerda que una de las causas de la obesidad infantil es la interrupción de la lactancia demasiado pronto y la introducción de alimentos sólidos antes de los 6 meses, por lo que debes dar nuevos alimentos a partir del sexto mes.

En la primera etapa tendrás que ser paciente, e identificar si alguno de los alimentos le cae mal a tu bebé, además el niño necesitará tiempo para adaptarse al nuevo alimento.

Etapa de 4 a 6 meses:

Aquí podrás dar cereales a tu bebé, evita el gluten, puedes mezclarlo con leche o en alguna papilla. Además, podrás adicionarle frutas y verduras, suaves como manzana, pera, plátano y naranjas.

La ingesta de estos alimentos debe hacerse de manera gradual evitando la sal y el azúcar.

De 6 a 8 meses:

En esta etapa los bebés aún se están familiarizando con las frutas y los vegetales. Ahora podrá probar carne, iniciando con las blancas, como la de pollo, puedes mezclarla en puré, podrás darle también queso o queso de soya y pequeñas porciones de yogur.

 De 8 a 10 meses:

Ahora si podrás introducir a su dieta diaria gluten, pescado, frijoles, lentejas, garbanzos, entre otros alimentos proteínicos con el fin de brindar una alimentación con grandes aportes nutricionales.

De 10 a 12 meses:

Los alimentos sólidos podrán comenzar a implementarse en la dieta, debido a que tiene más dientes y le resulta más fácil tragar la comida, Así que podrás darle frutas cortadas en cuadritos o tiras y pedazos de vegetales cocidos.

 

Tu bebé debe estar alimentado correctamente y vivir cada etapa progresivamente, recuerda no darle comida de más, solo debe estar satisfecho de acuerdo a la cantidad de alimento que necesite ingerir.

Recuerda que tu hijo podrá comer alimentos sólidos, cuando pueda mantener la cabeza erguida por sí solo, además pueda sentarse bien en su silla para comer, es capaz de masticar, y llevar la comida de adelante hacia atrás en su boca y mover la lengua de un lado a otro, sin sacar la comida de la boca con la lengua.