Bebés Escuela Salud

Peligros, sintomas y recomendaciones de las convulsiones en los bebés

Uno de los mayores miedos que sentimos como padres, es que en algún momento nuestros hijos se enfermen y no solo eso, sino que además, no sepamos que tienen. La situación empeora cuando te das cuenta que tu bebé está haciendo ruidos inusuales y al acercártele para ver que está sucediendo, ves que tu pequeño hijo está convulsionando.

En el siguiente artículo te vamos a hablar sobre la convulsión febril, sus síntomas y algunas recomendaciones sobre qué hacer cuando tú bebé las sufra. De esta manera conseguirás mayor control y sapiencia sobre las diferentes enfermedades que pueden afectar a tu niño.

La conclusión febril son los cambios repentimos en los movimientos del cuerpo, que suceden cuando se producen diferentes impulsos eléctricos en el cerebro que, de forma natural no deberían producirse. Estos impulsos se producen gracias a una fiebre fuera de control, por temperaturas peligrosamente altas para el bebé.

Esto es algo que les puede suceder a muchos niños, tomando en cuenta que la media es de entre tres y cuatro niños por cada cien, entre las edades comprendidas de los nueve meses y los cinco años. Sin embargo, estudios han revelado que al menos la mitad de los niños que han sufrido de convulsión febril, luego no vuelven a vivirlo.

Síntomas

La intensidad de la convulsión tiende a ser variable, desde pequeños espasmos en donde únicamente se colocan rígidas las extremidades, hasta movimientos bruscos y fuertes por todo el cuerpo que son las convulsiones graves.

La duración de las mismas también varía mucho, comprendiendo un tiempo de apenas segundos, hasta cinco o diez minutos. Durante este tiempo, el niño producirá gemidos, sonidos que jamás has escuchado, es posible que vomite e incluso se muerda la lengua por accidente. También puede dejar de respirar o de reaccionar a la voz de sus padres, así como orinarse involuntariamente.

Recomendaciones

  • No se debe sujetar al bebé ni intentar detenerlo. Aunque suene doloroso, debe ser así, pues al ser un movimiento involuntario, si se le “controla”, se le puede lesionar.
  • No dejen al niño solo en ningún momento durante la convulsión.
  • Hay que apartar de su alrededor cualquier objeto que pueda herirlo o golpearlo
  • Desabróchale o aflójale las ropas.
  • Para evitar que se muerda la lengüita, coloca un pañito enrollado en su boca para que muerda este y no su lengua.
  • Si la convulsión no para luego de un par de minutos, ir a emergencias.

En urgencias sabrán que hacer para devolverle la calma al sistema nervioso de tu hijo. Sin embargo, si no es necesario llevarlo a urgencias y la convulsión para en casa, al finalizar déjalo dormir, es lo primero que buscará hacer. No lo sientes, ni lo pares, déjalo acostado y que el mismo busque su comodidad.

Al día siguiente del evento, llévalo al médico, a fin que lo evalúen y se descarte algún daño neurológico y tengas la seguridad q tu pequeño está bien.

Sobre el autor

Ana Lesmes

Orgullosa madre de 3 hermosos hijos traviesos pero respetuosos. Me encanta compartir historias, consejos y experiencias acerca de la etapa mas maravillosa de mi vida, ser madre.

Comentar

Enviar un comentario