Escuela

Estamos perdiendo la paciencia con la conducta normal de los niños

Debido a los muchos factores que ahora suelen llenar de estrés a los adultos, el comportamiento de los niños menores de 5 años que según estudios médicos resulta ser absolutamente normal, para los padres es algo intolerante y muchas veces, suelen perder la paciencia y gritarle e incluso algunos llegan a maltratar a los pequeños.

Diferencias entre los padres de antes y los padres de ahora

Como en todos los aspectos de la vida, todo tiene un lado positivo y uno negativo, y este tema no es la excepción, por ello, a continuación expondremos de forma sencilla la diferencia entre ambas generaciones de padres:

Positivo

Una de las principales diferencias entre ambos casos es que los padres tienen ahora mucha más cultura ya que anteriormente eran muy pocos los padres que habían culminado sus estudios, los padres de ahora también cuentan con más medios económicos para atender a sus hijos y emplean menos la violencia que en años anteriores.

Negativo

Los niños de ahora pasan más tiempo separados de sus padres durante los primeros años de vida, cosa que nunca antes en la historia de la humanidad había sucedido, esto se debe a que empiezan mucho más pronto la escuela, tienen menos tiempo de juego libre y de ejercicio físico y sus padres mantienen la mayor parte de su tiempo trabajando.

¿Cómo mejorar la relación con tu hijo?

Si sientes que has maltratado a tu pequeño gritándole por actividades que para su edad pueden ser muy normales, lo primero que debes hacer es tratar de entablar una conversación con él, quizá sea algo fácil ya que en el corazón de los niños no hay espacio para el rencor, hazle saber que entiendes que te equivocaste y que trabajarás para que su relación mejore.

Otra cosa que puedes hacer para mejorar la relación con tu pequeño, es pasar un poco más de tiempo con él. Así como los adultos, los niños también se estresan por las situaciones diarias vividas y para ellos, es importante que papá y mamá lo entiendan y ayuden a comprender las cosas que pasan a su alrededor.

Juega con él, responde a las preguntas que te haga, no lo regañes después de una pataleta, después de todo, pasado un rato se le habrá olvidado porque estaba actuando de esa manera.

Esto no quiere decir que debas dejarlo actuar de mala manera, solo llámale la atención de forma calmada y hazle entender lo que hizo mal, pues si él te ve alterado, se pondrá peor. Recuerda que tú eres su ejemplo y su educación depende de ti.

Tags

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario