Escuela Salud

La mujer durante los primeros 40 días después del embarazo

El embarazo es una de las etapas en la vida que toda mujer debe experimentar, el vínculo sentimental entre madre e hijo y la relación personal entre ambos luego del nacimiento es único e indescriptible, sin embargo, todo va más allá de un enlace que perdurará hasta la muerte.

La cuarentena o puerperio es un proceso mediante el cual el cuerpo de la madre vuelve progresivamente a su estado natural luego de haber dado a luz.

Es a través de la cuarentena donde la madre descansa de los constantes cambios ocurridos en su cuerpo por nueve meses, no obstante, el “descanso” no se cumple al 100% cuando se tiene un nuevo integrante de la familia, es por eso, que familiares cercanos a los padres ofrecen su colaboración para que la mujer, en este caso, pueda permanecer en reposo.

Cambios en el cuerpo y alma

Pueden resultar evidentes las transformaciones que ocurren en el cuerpo durante la cuarentena, aunque el primer cambio es interno. Debido al estiramiento del embarazo y al momento del parto, la vagina es una de las zonas que recupera rápidamente su tamaño regular en apenas 10 días, mientras que el útero puede tardar hasta seis semanas en reducir su tamaño, incluso, este proceso viene acompañado de la expulsión de varios desechos.

Durante las primeras semanas, la mujer experimenta la involución uterina, el cual consiste en expulsar los restos de tejidos y coágulos de sangre que quedan dentro de su cuerpo, además, puede confundirse con la menstruación por el color rojizo que se torna el flujo, aunque la apariencia del mismo cambia a medida que se eliminan los desechos.

Por otro lado, vale la pena destacar que el proceso de transformación puede variar de acuerdo a la persona, edad, alimentación, metabolismo, entre otros factores, ya que muchas veces las mujeres se preocupan por la reanudación de la menstruación, sin embargo, pocas personas desconocen que la lactancia interfiere en ese proceso.

La menopausia no se presenta durante la cuarentena

Otro de los cambios en la cuarentena es la presencia de sofocación y sudoración en el cuerpo, esto se debe a las alteraciones hormonales durante y después del embarazo. Asimismo, el proceso de lactancia también produce sensibilidad en los pechos, sin embargo, el bebé es la única cura al vaciar por completo el seno de la leche, esto hará que el dolor disminuya. Igualmente, existen diferentes métodos caseros para combatir el dolor, la hinchazón y la incomodidad.

Sin importar lo mucho que puedas sufrir físicamente, la maternidad es una etapa que prevalecerá por el resto de la vida y debe tomarse con calma, sin mucha prisa para disfrutar cada una de las fases, por más que parezca abrumador, es el momento de fortalecer un vínculo con tu hijo y dejar a un lado todos los cambios que suceden a tu alrededor.

Tags

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario