Escuela Niños

Cómo educar a niños con problemas de atención y concentración

Hay niños que pueden distraerse muy fácilmente con un ruido, una luz y hasta sus propios pensamientos. Como les cuesta concentrarse, presentan muchos problemas a la hora de aprender, estos niños pueden ser muy nerviosos y tranquilos y suelen ir más lento por despistarse tan rápido y esto supone un problema para su aprendizaje.

Niños con déficit de atención (TDH)

No es igual un niño distraído que un niño con déficit de atención, este trastorno, afecta a muy pocos niños, se puede decir que aproximadamente a un 4%.

Diferencias entre un niño distraído y un niño con TDA/H

  • El TDA/H es diagnosticado cuando el problema de concentración y atención del niño es muy grave y no evoluciona. Los síntomas de este trastorno aparecen antes de los 7 años de edad y se observan tanto en el colegio como en el hogar. Psiquiatras, neurólogos y pediatras diagnostican el trastorno mediante una serie de pruebas.
  • La mayoría de los niños distraídos, no sufren de TDA/H, en la mayoría de los casos solo se trata de un problema de concentración que puede estar asociado a la edad o la personalidad del niño.

Consejos para ayudar a los niños distraídos

Cuando un niño se distrae con mucha facilidad, esto se ve reflejado en su capacidad de aprendizaje. Su absorción de conocimientos es mucho más lenta que en el resto de los niños y a la hora de realizar las tareas en casa esto puede resultar molesto para la mayoría de los padres, sin embargo es muy importante no regañar al niño. Aquí unos consejos para ayudar a tu pequeño:

  • Asegúrate que el niño descanse y duerma suficiente. Hay niños que duermen mucho, pero aún así no rinden lo suficiente porque están cansados.
  • Trata de no estudiar en casa con él. Construye una zona de trabajo dónde no hayan cosas que lo puedan distraer. Crea una rutina de trabajo respetando horarios.
  • No dejes las cosas más difíciles para el final, de esta manera el niño ya estará cansado después de haber realizado el resto de las tareas y perderá el interés y no se concentrará.
  • Motívalo a que resuma lo que acaba de hacer con frases cortas. Esto estimulará su memoria y lo obliga a concentrarse.

Lo más importante es que siempre tengas mucha paciencia y comprensión, no le hables fuerte ni te enojes con él, después de todo esta situación no es su culpa y al gritarlo le harás sentir culpable y se sentirá fracasado.

Tags

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario