Niños

Publicidad de juguetes con estrategias de marketing sexistas

En vísperas de Navidad, es normal que las jugueterías comiencen a hacer publicidad de sus productos, con el fin de que las familias compren sus regalos, y los niños pidan al tan anhelado “niño Dios” “Papa Noel” o “Los Reyes Magos”.

Pues bien, estas publicidades han causado grandes debates en el mundo, debido a su contenido, tachado como sexista, machista y excluyente.

Ya que las empresas han decidido clasificar los juguetes, como de niñas o de niños, asociados a los roles de género que se han impuesto en la sociedad.

¿Condicionaría los juegos de sus hijos?

Si su hija quieres jugar con un carro, y su hijo con un bebé, ¿estaría mal? Un niño tiene la libertad de jugar a ser padre o cocinero, así como una niña puede deshacerse del traje de princesa y usar el de heroína.

Pero los estímulos visuales de este tipo de publicidad, asocian el color rosa con los productos que pueden adquirir las niñas, y el azul con los productos aptos para niños.

Bien sea por una estrategia de marketing, o por publicidad, se ha causado un estereotipo, que llega a los chicos, haciendo que adopten esas ideas en su cabeza como reales, estas utilizan fotografías en el que las niñas están en la cocina, y con su bebé, los niños al contrario tienen toda la acción, los carros, y además pueden jugar a ser el héroe que quieran, ser deportistas, y hábiles en videojuegos.

Respecto a este tema trascendental, padres y organizaciones feministas, han optado por denunciar respectivamente a las empresas encargadas de crear este sesgo de género, es el caso del catálogo de juguetes de Hipercor, quien este año ha recibido numerosas denuncias.

Si eres padre o madre, es importante que permitas a tu hijo, elegir libremente el juguete con el que se sienta más afín, no lo limites, ni permitas que ni la publicidad ni la sociedad interfieran en sus gustos y decisiones. Un niño tiene una mente nueva, pura, llenándose de aprendizajes, así que evita que los estereotipos de género se perpetúen.

Los niños son inocentes y creativos, así que incentiva estos aspectos positivos, no irrumpas en sus sueños, si quiere bailar o ser astronauta sin importar si es niña o niño, no interfieras en su decisión, permite que desarrollen su personalidad, sin que tus prejuicios de adulto interfieran.