Bebés Escuela

Técnicas para salvar la vida de tu bebé

Según estudios, una de las principales causas de muertes y accidentes en los niños es el atoramiento. Por esto, es completamente útil y necesario que todos conozcamos técnicas básicas de reanimación y prevención de accidentes en niños, pues en algún momento, todos hemos tenido a nuestro cargo a un pequeño.

Ante nada, todos debemos estar muy atentos y tomar precauciones para evitar que esto suceda, por ejemplo, no debemos darles a los niños juguetes muy pequeños. Y también debemos cuidar de no dejar a su alcance objetos que quepan por el agujero del cilindro del papel higiénico, ya que por su tamaño pueden llevárselo a la boca y tragárselos.

Maniobra de Heimlich

La maniobra de Heimlich es un procedimiento para desobstruir las vías respiratorias cuando están bloqueadas por un trozo de alimento u otro objeto.

Esta es una de las maniobras básicas más recomendadas ya que es una técnica muy sencilla que puedes realizar tu mismo y con la que de seguro evitarás alguna situación de gravedad o alguna visita al médico. Lo más importante al aplicar la técnica es mantener la calma.

Pasos para aplicar la maniobra

Antes de comenzar a aplicar este procedimiento, es importante constatar que los síntomas que presenta el niño, son por estar ahogándose con algo y siempre se debe actuar rápidamente mientras el niño este consciente, los pasos a seguir para aplicar la maniobra son los siguientes:

  • Si el pequeño está sentado o de pie, debes colocarte rápidamente tras él y colocar los brazos alrededor de su cintura, si el niño es pequeño quizá debas hincarte o levantarlo para que sea más fácil.
  • Por otra parte, si el niño se encuentra boca arriba, ubícate por encima de él con una pierna a cada lado de su cuerpo.
  • Ahora deberás empuñar la mano con el dedo pulgar hacia adentro y justo por encima del ombligo del niño, sujeta firmemente el puño con la otra mano.
  • Haz presión rápidamente hacia arriba y hacia adentro del pecho con el puño hasta que el objeto salga.

Si el pequeño no reacciona después de sacar el objeto, deberás proceder a darle respiración boca a boca siguiendo los siguientes pasos:

  • Levanta la cabeza del niño y extiéndela para que la lengua no impida el paso del aire.
  • Revisa constantemente los movimientos del tórax del niño, si no se mueve cuando le das aire no está bien extendida la cabeza, acomoda la postura de su cuerpo y sigue dándole respiración boca a boca haciendo leve presión en el pecho.

Si después de realizados los procedimientos el niño no reacciona, deberás llamar al número de emergencias o dirigirte al hospital más cercano, a fin que le ofrezcan la ayuda necesaria. Recuerda mantener la calma en todo momento, para que puedas actuar de forma prudente y correcta, ya que la vida de tu hijo está en tus manos.

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario