Escuela

La gran tarea de ser padres

Ser padres no es tarea fácil. Tienes una gran responsabilidad a tu cargo, debes dividirte en mil partes para poder hacer las tareas de la casa, como cocinar, limpiar, lavar, cuidar y educar a los niños. No tienes tiempo para tomarte un merecido descanso porque a los cinco segundos tienes a tu hijo pidiéndote algo o queriendo que le leas un cuento para dormir.

Saber que no tienes tiempo para ti pero que a pesar de todo estás educando a tu hijo, formándolo y llevándolo a ser mejor persona cada día es una satisfacción que al final del día sabes que valió la pena. Lo educas y lo haces consciente de lo que está bien o mal y gracias al amor infinito que sientes por ellos, construyes un ser humano capaz de valerse por sí mismo.

Padres buenos vs padres malos

Ser padres es algo que no se aprende en la escuela, ni en la universidad, ser padres es algo que se aprende en el camino.

Muchas veces los padres tienden a sentir que no están haciendo bien las cosas o que por un regaño que se le da a un hijo estará mal visto, pues no es así, todo es parte del aprendizaje y sabiendo utilizar sus valores inculcados podrán hacer que sus hijos sean mejores personas.

Ganas de salir corriendo

Muchos padres se sienten colapsados de vez en cuando, es algo completamente natural, se estresan, les dan ganas de llorar y en ocasiones salir corriendo dejando todo como está. Tanto para una mamá como para un papá es agobiante, a veces tienen días es que pareciera que el universo entero conspirara en su contra. Pero se tiene que ser fuerte y afrontar todo con los pies en la tierra.

Los más chiquitos de la casa cuentan con tu ayuda, para ellos eres su héroe o heroína y no hay nada que los haga pensar diferente; un padre representa para un niño la fortaleza más grande de sus vidas por eso pase lo que pase siempre hay que estar dispuesto a volverse a levantar dejando todos los problemas atrás.

Los niños son símbolo de alegría en cualquier hogar. Puede que existan problemas, como en cualquier casa de familia, pero un niño es un ser puro que trae luz y alegría con tan solo sonreír, jugar y andar repartiendo sus besos y abrazos; es por eso que ser padre o madre a pesar de todo el esfuerzo que amerita, jamás será un trabajo que querrán abandonar.

Tags

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario