Escuela Niños

Por qué nuestro bebé no debería dormir en la sillita de coche

Muchos padres tenemos el mal hábito de dejar dormir a nuestros hijos dentro de la sillita de coche, no importa si es dentro o fuera del auto, bien sea por comodidad propia o porque nos da dolor despertar a nuestro hijo de su siesta al verlo dormido de una manera tan apacible, la realidad es que somos muchos quienes permitimos que esto suceda y no sabemos lo altamente peligroso que esta acción significa para la vida de nuestro bebé.

La asfixia postural o posicional, es un fenómeno que puede suscitarse si permitimos que nuestro bebé se duerma durante mucho tiempo en la silla para coches. Es un tipo de asfixia que sucede por la posición que adopta nuestro hijo al estar sentado en dicha silla.

Los bebés, por ser seres con poco tiempo de vida en el mundo, no cuentan con la fuerza interna suficiente para contrarrestar la inminente fuerza de gravedad, por lo que siempre deben encontrarse en una posición cómoda y acostados, pues por obvias razones, tampoco pueden darse el lujo de permanecer sentados a conciencia.

Las sillitas para coches los mantienen en una posición entre sentados y acostados, podríamos llamarlo una “C”, pero al momento de ubicar a nuestro hijo en esta silla, se debe hacer de la manera correcta, ya que, si el bebé no está bien puesto, su cuerpo se flexionará involuntariamente, a causa de la fuerza de gravedad, pronunciando la posición “C”.

Esta pronunciación en la posición evita que el niño expanda correctamente su tórax y su abdomen para respirar como se debe, y si no se corrige dicha posición rápidamente, la acentuación puede llegar a ser mayor, cortando el flujo de aire por completo, lo que ocasionaría la muerte inminente de nuestro hijo.

Evita la asfixia posicional

El tiempo prudencial para que un niño se encuentre en la silla para coches es de una hora y media máximo y únicamente dentro del auto, bajo la supervisión de un adulto que pueda vigilar que el niño no se duerma ni que adopte una posición no apta para su cuerpo.

El cuerpo del bebe debe encontrarse bien pegado a la parte posterior de la silla, sin apretarlo de más, pero si procurando que el niño no pueda adoptar una posición diferente a la recomendada.

Estas sillitas han sido la salvación para muchos padres, y claro que son necesarias en muchos casos, pero siempre hay que recordar que el único uso que se le debe dar en el de transportar a nuestros pequeños de forma segura en el auto, de esa manera evitaremos sustos innecesarios o resultados trágicos.

Sobre el autor

Ana Lesmes

Orgullosa madre de 3 hermosos hijos traviesos pero respetuosos. Me encanta compartir historias, consejos y experiencias acerca de la etapa mas maravillosa de mi vida, ser madre.

Comentar

Enviar un comentario