Parto

Soledad en el postparto

Todas las mujeres, desde bien pequeñas, son bombardeadas con la idea de que ser madre es la mejor sensación del mundo, es un logro, una meta que toda mujer debe alcanzar, pues te sientes completa.

La realidad es, que ser madre cambia mucho el estilo de vida de cualquier mujer, cambia sus hábitos, sus costumbres, su agenda, su manera de ver la vida y de hacer las cosas. A pesar de que efectivamente, el convertirse en madre es una experiencia que enriquece a cualquier mujer, también es cierto que, como toda moneda, ser madre tiene una segunda cara, que por alguna razón, nadie te ha contado.

Dejas de vivir por ti, para vivir por tu hijo, dejas de hacer las cosas y actividades que realizabas particularmente, para hacerlas todas en compañía de tu hijo en brazos. Comer, ir al baño, lavar la ropa, hablar por teléfono, todas son actividades que, desde que tu hijo ve la luz del día, debes hacerlas en su compañía.

Los bebés son hasta tal punto egoístas, lo único que hacen es llorar, quejarse, comer, ensuciarse, dormir y si no eres capaz de estar allí para vivir ese proceso con él, lo más probable es que decida llorar más, tanto de día como de noche. ¿Por qué nadie dice esto? ¿Por qué la sociedad se empecina en mostrar únicamente el lado hermoso de la maternidad y no hablan del lado trabajoso y molesto?

Evita la soledad

Todo esto, te puede hacer sentir sola, incomprendida, abandonada. Sientes que tu hijo se lleva tu vida, tu existencia, te energía, y dejas de ser un ser humano, una mujer, para convertirte solamente en mamá.

Esto se puede evitar, y la solución es muy sencilla, rodéate de tus seres queridos, rodéate de personas que te apoyen durante todo el proceso de ser madre primeriza, sobre todo en los primeros meses.

Pide ayuda, apóyate en tu esposo, en tu madre, en tus amigos, hermanos, cualquier persona que demuestre que está dispuesto a ayudarte a superar esa sensación de soledad que puede ser tan perjudicial para ti.

Recibe visitas, no importa si tienes a tu hijo pegado a ti, lo importante es que tengas compañía y risas en tu entorno, no te permitas quedarte sola, y seguramente esa sensación de vacío desaparecerá rápidamente.

Los hijos son efectivamente, el mejor regalo que una mujer puede recibir, en muchas ocasiones son el apoyo, el sustento, la alegría y la paz que necesita tu vida, así que ama a tu hijo, regocíjate en tu relación maternal y permítete recibir todo el apoyo necesario para superar el postparto.

Sobre el autor

Alicia Remolina

Experta en temas de maternidad y formación. Pediatra de profesión, escritora por naturaleza. Mi misión consiste en ofrecer consejos prácticos para ayudar a los padres a disfrutar la crianza y el cuidado de sus hijos.

Comentar

Enviar un comentario